Agrivoltaica para berries

Científicos de los Países Bajos realizaron un metanálisis sobre el crecimiento de fresas, arándanos, moras y grosellas negras en diferentes niveles de sombra generados por sistemas agrivoltaicos elevados. Descubrieron que, aunque en la literatura anterior se clasificaban como beneficiosas para la sombra, no todas las bayas se benefician igualmente de la presencia de paneles fotovoltaicos.

Un grupo de investigación holandés llevó a cabo un estudio de metanálisis sobre la tolerancia de diferentes tipos de bayas a la sombra producida por los sistemas agrivoltaicos. Su trabajo se centró, en particular, en las fresas, los arándanos, las moras y las grosellas negras.

El metaanálisis consiste en una combinación estadística de resultados de múltiples trabajos de investigación científica centrados en un mismo tema.

«Este estudio proporciona las primeras curvas de respuesta de rendimiento de cultivos de bayas individuales al aumento de la sombra, distinguiendo también entre diferentes entornos de intensidad de radiación», dijeron los investigadores. «Las curvas de respuesta proporcionan información valiosa para el diseño de sistemas agrivoltaicos y pueden ayudar a seleccionar combinaciones óptimas de cultivos y densidad de paneles para diferentes ubicaciones».

El estudio comenzó con 3.677 experimentos agronómicos, considerando el rendimiento de las bayas bajo al menos dos niveles de luz. Para su análisis, los científicos consideraron todo el espectro de longitudes de onda de la radiación solar, la principal temporada de producción de la baya y las temperaturas.

«Los tratamientos de radiación se crean con redes de sombra, follaje natural o un gradiente de luz vertical en un sistema de cultivo vertical similar a una escalera», explicaron. «Los tratamientos de radiación creados con cubiertas impermeables cerradas, como túneles de plástico o invernaderos de vidrio, fueron excluidos debido al aislamiento que ofrecen estos materiales».

Después de aplicar la lista de criterios quedaron 22 artículos científicos. A partir de ellos, los científicos crearon observaciones individuales, combinando el año de publicación, la variedad de cultivo y la tasa de sombra relativa (RSR). A través de cada observación, los científicos pudieron definir el rendimiento relativo (RY), el nivel de intensidad de radiación (RIlev) y el tipo de sombra (ST) correspondientes.

«Ajustamos un modelo de efectos mixtos para tener en cuenta las diferencias aleatorias entre las publicaciones», explicaron los científicos en su enfoque del análisis de datos. «La variable de respuesta del modelo fue el rendimiento relativo y utilizamos un proceso de eliminación hacia atrás para determinar los efectos fijos significativos».

A través de este análisis, los académicos encontraron que la tasa de sombra relativa es un predictor significativo de la respuesta del rendimiento, lo que indica que en la mayoría de los casos, los niveles bajos de sombra son relativamente menos perjudiciales, o incluso beneficiosos, para el rendimiento de las bayas que los niveles altos de sombra. «Una excepción a esto es la respuesta de las fresas con rendimientos crecientes a altas tasas de sombra», enfatizaron. «Fisiológicamente, esta respuesta es muy improbable y probablemente pueda atribuirse al número limitado de puntos de datos con tasas de sombra bajas».

Otro hallazgo fue que existe una diferencia significativa en la respuesta del rendimiento de los cultivos entre ambientes con alta y baja intensidad de radiación. El análisis demostró que las pérdidas de rendimiento como resultado de la sombra son más sustanciales en entornos de baja intensidad de radiación. «Esto sugiere que los éxitos de una región no necesariamente se mantendrán en otra», dijo el grupo.

«Concluimos que, aunque clasificadas como beneficiosas para la sombra en la literatura anterior, no todas las bayas son igualmente tolerantes a la sombra», agregaron. «Mientras que el rendimiento de los arándanos con altas intensidades de radiación puede beneficiarse de hasta un 50 % de sombra, otros tipos de bayas se clasifican mejor como tolerantes a la sombra, soportando hasta un 35 % de sombra sin pérdida de rendimiento, pero disminuyendo después».

Presentaron sus hallazgos en el estudio » Tolerancia a la sombra de las bayas para sistemas agrivoltaicos: un metanálisis «, publicado en Scientia Horticulturae . El grupo estaba formado por científicos de la Universidad de Wageningen y de la Fundación de Investigación de Wageningen.

Curvas de respuesta de rendimiento relativo a niveles de intensidad de radiación bajos (línea azul) y altos (línea roja)
Imagen: Wageningen Plant Research, Scientia Horticulturae, CC BY 4.0 DEED

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Perú es el primer exportador mundial de uva, arándano, espárrago y quinoa
Nuevo programa de fresas de comercio justo de California Giant Berry Far...
Importantes líderes de la industria de los berries estarán en Guadalajar...