Argentina: La exportación de arándanos cayó a la mitad en 2022

El presidente de la Asociación de Productores de Arándanos de la Mesopotamia (APAMA) Alejandro Pannunzio contó que este año la cosecha de arándanos evidenció una caída significativa respecto de los números de exportación del año pasado. "Fuimos desplazados por falta de competitividad" aseguró el productor y señaló la ausencia de medidas que garanticen la supervivencia de la actividad en el país.

Según precisó el presidente de APAMA, Alejandro Pannunzio, los envíos a mercados internacionales este año se redujeron a la mitad respecto de la campaña 2021. Las proyecciones indican que este año Argentina exportará alrededor de unos 5 millones de kilos de arándanos cuando en años anteriores ese dato se ubicaba en un promedio de entre 9 y 11 millones.

“Este año las condiciones climáticas fueron muy raras, sabíamos que iba a bajar la exportación pero no tanto como bajó” dijo Pannunzio

En Estados Unidos la exportación bajó aún más, un impactante 70% menos. “Fuimos desplazados por falta de competitividad del país y por cuestiones estructurales en el mundo” evaluó.

“Cuando Argentina producía hace 10 años no había países competidores, éramos la única fruta, éramos previa a Chile. Pero luego entraron otros países con volúmenes diez veces más que nosotros y Argentina no pudo sostener esa ventaja” relató.

Los otros países que desplazaron a Argentina en la ventana con la fruta primicia son Perú, México, Ecuador, Turquía y Colombia. “Somos de los que estamos más lejos en el mercado, Mexico está a 40 horas de camión de EEUU, con mejor logística”, dijo.

Esa modificación en el mercado internacional, explicó Pannunzio, fue lo que principalmente expulsó al país de los niveles de competitividad. Pero además, puntualizó, “lo que le hace daño a la fruticultura es que haya dos tipos de cambio, porque la mitad de nuestra exportación se la queda el Banco Central”.

A propósito de la caída en la cosecha, el productor advirtió que el impacto se siente también en la mano de obra. “Los kilos cosechados son menos y eso es menos gente cosechando”, aseguró.

El freno en el crecimiento, según Pannunzio, también derivó en desactualización en las variedades implantadas. “No haber podido crecer en la actividad hizo que nos hayamos desactualizo desde el punto de vista genético, las variedades que tenemos acá son de 2013 y hay mucha diferencia y nuestra fruta ya no es competitiva con el resto del mundo” explicó.

“No nos atienden el teléfono”

Pannunzio contó como ejemplo que cuando la producción comenzó en Argentina, los mercados internacionales venían a buscar la fruta y ahora “no nos atienden el teléfono”.

Sobre su vínculo con las autoridades nacionales, dijo que con el secretario de Agricultura Juan José Bahillo tienen una “excelente relación” pero que las medidas que el sector necesita “lo exceden”.

Pannunzio también esbozó una autocrítica sobre las responsabilidades del sector en la situación actual. “No pudimos ver los jugadores futuros, no aprovechamos la época de gloria, nos relajamos y no tuvimos la visión de aprovechar esa ventaja antes de que otros países empiecen a plantar”.

“No aumentamos nuestros volúmenes en su momento porque nadie pensaba que se iba a consumir tanto arándano en el mundo, es desmesurado el consumo, pero no tuvimos la capacidad comercial de expandirnos y la rentabilidad se la quedaron los recibidores” explicó.

Sin embargo, también aclaró que en el Mercado Interno el crecimiento en Argentina es notable y que ese podría ser el destino mayoritario de la fruta que produzcan los productores que subsistan a la actual crisis.

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La producción de fresa apenas alcanza un 9% de la prevista en campaña, l...
El déficit de frambuesas congeladas en el mercado europeo sigue creciend...
Exportación de cerezas chilenas casi se triplica en enero 2024: Chinos c...