Chile cierra temporada con exportación de arándanos de 86 mil toneladas enviadas

De acuerdo a información del Comité de Arándanos de Frutas de Chile, la temporada de exportaciones de arándanos chilenos terminará con un volumen sobre las 86 mil toneladas, evidenciando un alza respecto a la estimación inicial y una leve baja respecto a los envíos del ejercicio anterior.

“Nuestra estimación inicial fue de 82.300 toneladas, debido básicamente al balance de las hectáreas arrancadas y las hectáreas plantadas, así como también a la migración de algunos huertos y producciones a la industria del congelado que ya no tienen espacio en el mercado producto de una mayor competencia de otros países. A mediados de diciembre hicimos una reestimación donde todo apuntaba a volúmenes menores, en torno a las 76 mil toneladas, debido al impacto de El Niño en la producción”, señaló Andrés Armstrong, director ejecutivo del Comité de Arándanos de Frutas de Chile.

“Sin embargo, nuestras exportaciones finalizaron con volúmenes por sobre la estimación debido a que ante la expectativa de mayores precios se envió fruta que no cumplía con la calidad a la que los consumidores ya se han acostumbrado. Por lo tanto, la conclusión final es que en términos globales fue una buena temporada, especialmente en la primera parte del ejercicio, pero el término impactará negativamente nuestra imagen en el mercado”, añadió.

El profesional fue enfático en señalar que esta temporada se abrió para el arándano chileno una oportunidad, que probablemente no volverá a presentarse, de contar con un mercado desabastecido, para reposicionar a Chile y sus arándanos, afectando finalmente a todo el sector.

En este sentido, Amstrong detalló que la primera parte de la temporada fue muy positiva, ya que, hubo una escasez de fruta en destino debido al atraso de Perú y también de Chile, sin embargo,  eso se revirtió a partir de las salidas de la segunda quincena de diciembre.

“Cuando partimos la temporada el mensaje para los socios era privilegiar envíos de fruta de calidad, pues sabíamos que Perú venía atrasado, con poco volumen y estaba dejando un mercado desabastecido. Buscábamos decirle al mercado: ‘Chile, sí es una alternativa’. Para la próxima temporada, seguramente encontraremos un mercado con mucho más presencia de otros países y deberemos adaptar nuestra oferta, durante toda la temporada para seguir participando con éxito en el mercado”, agregó.

“Al final de la temporada enfrentamos olas de calor (después del 15 de enero) que afectaron la condición de la fruta, a lo cual,  se sumaron lluvias. Por lo mismo, podemos decir que hubo tres efectos que no permitieron un cierre tan positivo como podría haber sido. Un primer efecto tiene relación a que se buscó enviar hasta la última fruta del Maule, Ñuble y Bio Bio. Fruta que no debió haber sido enviada. Otro efecto fue la temperatura de la zona sur-sur que también afectó la calidad de llegada. Un tercer efecto fue que Perú recuperó al final sus volúmenes y con ello hubo más oferta en el mercado, lo que se tradujo en una baja de precios”, sostuvo Julia Pinto, gerente técnico del Comité de Arándanos.

Pinto observó que  “es importante para la industria recordar que mantener la calidad de la fruta es clave, especialmente al final de la temporada,  pues es la imagen final que queda en la retina de los importadores, retailers y consumidores en función de  las decisiones de compra, de abastecimiento, que tomarán para la próxima temporada”.

 Mercados y tipos de envíos

En cuanto a los mercados de destino, Andrés Armstrong, indicó que los tres principales fueron EEUU (39.387 ton), Países Bajos (26.244 ton) e Inglaterra (6.916 ton).

“Esta temporada vimos un aumento de los envíos aéreos en un 190%, que en volúmenes fue de 4.398 toneladas, lo cual, fue impulsado por la falta de oferta en los mercados, especialmente EEUU”, puntualizó el profesional, añadiendo que los envíos marítimos bajaron un 6%, situándose en 79.574 ton.

En el caso de las exportaciones de arándanos orgánicos, éstas crecieron 5,4% respecto a la temporada anterior,  alcanzando a la semana 10, las 14.513 toneladas. El 74% fue enviado a EEUU, el 24% a Europa Continental y un 2% a Reino Unido.

Esta temporada, según destacó el director ejecutivo del Comité, se siguió evidenciando la tendencia de los últimos años, en la cual las variedades no recomendadas por el Comité siguen bajando su volumen, mientras que las recomendadas y las nuevas siguen creciendo.

“Es un cambio positivo, pero que por si solo es insuficiente. Más allá de la variedad, los huertos deben ser manejados para buscar calidad, al igual que los procesos de cosecha. Son esos procesos los que permiten contar con fruta apta para el mercado actual”, aseguró Andrés Armstrong.

En cuanto a las nuevas variedades, señaló que éstas representaron el 18% del total exportado esta temporada, destacando Blue Ribbon, Suzie Blue y Top Shelf.

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Las berries y frutas de Marruecos y Egipto despiertan gran interés en Ka...
“Rumanía se convierte en un origen estratégico, ya que cubrirá una...
“Apoyamos la reducción de la jornada y esperamos se aplique la hora comp...