Las superficie de frambuesa se desploma un 21,5% mientras la de fresa baja un 3% en Huelva

La superficie total de frutos rojos de 11.243 hectáreas para la campaña 2023/2024, con un descenso del 5%

La fase de plantación de los frutos rojos de la provincia Huelva arroja una superficie total plantada de 11.243 hectáreas para la campaña 2023/2024, lo que supone un descenso del 4,75% respecto a las 11.802 hectáreas de berries plantadas en la anualidad pasada.

La Asociación de Productores y Exportadores de la Fresa y los Frutos Rojos de Huelva, Freshuelva, ha informado de que, según los datos aportados por las empresas asociadas, la superficie plantada de fresa asciende a 6.100 hectáreas, lo que supone un descenso del 3,1% respecto a las 6.295 hectáreas plantadas de fresas en la campaña pasada.

Las altas temperaturas al principio de la fase de plantación y la tormenta Bernard que afectó a la provincia en mitad de los trabajos han provocado un retraso tal que se ha terminado de replantar casi a finales de noviembre. Las lluvias que vinieron a continuación, sin embargo, han contribuido a un correcto desarrollo del cultivo.

Por su parte, la superficie plantada de arándano se mantiene más o menos igual, con un leve incremento del 0,5%, pasando de las 3.602 hectáreas de la campaña pasada a las 3.610 que habrá en la actual. La diversidad de variedades permite tener producción en diciembre de cara a las fiestas navideñas y ganar mercado a las producciones de Sudamérica.

Se consolida este cultivo del arándano como el segundo berry en nuestra provincia por detrás de la fresa, a pesar de que también en este caso se enfrenta a una gran competencia de países terceros, más acentuada durante los meses de primavera.

La superficie dedicada a la mora también experimenta un incremento, del 7,5% en este caso, que se traduce en un incremento de 143 a 153 hectáreas plantadas. En este caso se incorporan nuevas variedades que permiten tener producción durante, prácticamente, con unas cualidades cada vez mas apreciadas por el consumidor.

El dato más negativo, una campaña más, lo presenta la frambuesa, cuya superficie plantada vuelve a decrecer para esta campaña, en esta ocasión un 21,5%, por lo estarán en producción 1.380 hectáreas, por las 1.762 que lo estuvieron en el pasado año. Esta superficie no está en producción al mismo tiempo, ya que la diversidad varietal permite recolectar en dos campañas, una en otoño y otra en primavera.

La frambuesa es el fruto rojo al que más está afectando la borrasca Bernard, causando graves daños en el mismo y pudiendo afectar a la producción de otoño en gran medida.

El sector de los frutos rojos afronta una nueva campaña plagada de incertidumbres y situaciones adversas, sobre todo, por la sequía persistente que azota todo el país y el imparable incremento de costes esenciales como la energía o los insumos. A todo ello se suma una climatología imprevisible que, de momento, ya ha afectado negativamente, especialmente a la frambuesa, en la fase de plantación.

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

“Los volúmenes iniciales de la temporada peruana llamaron mucho la...
El auge de los arándanos en Polonia: navegar el crecimiento en medio de ...
Polonia es el mercado de mayor crecimiento para las hortalizas y frutas ...