Paula Vargas de INIA: “Es urgente rediseñar la agricultura para volverse más eficiente y efectiva en el uso de recursos”

“Cada día es más necesario apuntar a una agricultura que sea sostenible y más productiva. La clave en este proceso es la tecnología como factor de producción”.

Mejorando la competitividad

Una mayor calidad del producto agrofrutícola es altamente necesaria para mejorar la competitividad del sector. Hay consenso en que esto depende de la innovación y de la tecnología como fuentes de crecimiento de la productividad y competitividad a todo nivel. Todo derivado del conocimiento científico, de conceptos avanzados de diseño, inteligencia artificial, automatización, software, y descubrimientos biológicos, entre otros factores.

La ingeniera agrónoma e investigadora del Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA, Paula Vargas, en conversación con BlueMagazine, se refiere al estado de la agricultura 4.0 y a otros ámbitos relacionados con la industria y el cultivo del arándano, además es la primera experta confirmada para el megaevento, “Agosto: Mes Internacional del Arándano” en su edición 2021.

La calidad se logra en el campo

“Dadas las condiciones sociológicas, debemos contribuir a generar infraestructura y ecosistemas entre las empresas, los servicios, los centros de formación e investigación y las entidades gubernamentales. Si bien los avances tecnológicos han sufrido grandes desarrollos la brecha existente en los procesos productivos a nivel de campo cada vez es más amplia y requiere de una mayor preocupación, dado que es en esta etapa en donde se logra o pierde la producción y calidad final”, enfatiza la experta y explica que el manejo con escasa información y más bien de intuición, hace que las variabilidades naturales edáficas y climáticas se asocien a la baja eficiencia de los recursos (siendo el humano el más incidente), que finalmente se manifiestan en las diferencias de calidad y rendimiento”, asegura.

Ejemplificando, indica que el precio de las frutas chilenas en los mercados tiene un castigo de hasta un 40% con respecto a otros países productores más tecnificados.

Rediseñar la agricultura

En una mirada a la realidad del mundo desarrollado, comenta que la agricultura se enfrenta a grandes desafíos debido a la disminución de la tierra cultivable provocada por la degradación de suelos, los manejos agronómicos deficientes, y una escasa disponibilidad de agua, entre otros factores propulsados por el cambio climático. “En este escenario se dificulta la producción de alimentos para una creciente población, que supera los 9.700 millones para 2050, y será bajo condiciones limitantes de recursos naturales. Por lo tanto, es urgente rediseñar la agricultura para volverse más eficiente y efectiva en el uso de recursos y lograr sostenibilidad”, enfatiza.

¿Cuál es el aporte principal de la agricultura 4.0?

La rentabilidad del rubro, mejorando el manejo agronómico con mayor precisión en las decisiones de campo. La combinación entre hardware y software es innovadora en la vía de desarrollo de una industria moderna, acorde a los requerimientos del mundo actual. Permite optimizar los insumos asociados a producción.

¿Cuál es el estado en la industria del arándano?

Chile necesita crecer en cuanto a desarrollo e inserción de nuevas tecnologías que maximicen la eficiencia de los sectores agropecuarios, específicamente el área frutícola, que enmarca más del 60% de la producción agrícola. La producción de arándanos, al ser un atractivo comercial para exportación, está dando origen a nuevos competidores, lo que obliga a los productores a intervenir de forma rápida e innovadora con la ayuda de las TIC’s aplicadas a la agricultura digital, que permitan mantener el liderazgo como país exportador de arándanos del hemisferio sur.

Mediciones inciertas

Paula Vargas explica que los métodos tradicionales utilizados en Chile para realizar estimaciones de rendimiento en arándanos son erráticos, llegando a tener una alta variabilidad (± 50%), porque se hace mediante un conteo periódico de los parámetros de rendimiento, lo que, por un tema de tiempo y disponibilidad de recursos no logra ser un “n” muestral que permita considerar la variabilidad espacial existente en el huerto, englobando todos los factores que afectan la relación suelo-planta-agua-clima, dando como resultado una cantidad de fruta incierta y de calidad desconocida.

BlueMagazine

El artículo completo podrás encontrarlo en la revista especializada y gratuita BlueMagazine. Ingresa a https://www.revistabluemagazine.com/publicaciones/edicion-2021/ y no te pierdas las novedades de la industria del arándano.

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SNA advierte pérdidas de US$500 millones semanales por paro de camionero...

Cerezas: Chile se renueva para mantener el liderazgo

La Libertad lidera exportaciones de paltas, arándanos y espárragos entre...