Uso de reguladores de crecimiento: ¿Cómo benefician la cosecha de arándanos?

Lograr arándanos de calidad y en buena condición depende de diversos factores, entre ellos la modulación del desarrollo y el crecimiento de la planta. Estos aspectos le darán calidad a la fruta en cosecha y postcosecha.

Gracias a Importantes avances, tanto en la ciencia como en la tecnología, se ha podido desarrollar diversos métodos que han permitido definir y  precisar el manejo del cultivo de estos berries.

El requerimiento de horas frío, el porcentaje de algunos elementos y nutrientes presentes en el perfil del suelo, los requerimientos de nutrientes según variedad, también nos ayudan a elegir la variedad que se va a cultivar y cómo esta se adapta de mejor manera a cada zona o región.

En este contexto, destaca el uso de los reguladores de crecimiento (RDC) en la producción de estas frutas, una práctica cada vez más común, pues estas sustancias tienen la particularidad de que algunos de sus principios activos pueden responder de manera distinta, dependiendo del momento en el que son aplicados o a la concentración.

¿Pero en qué instancias se podrían utilizar? Algunos estudios científicos señalan sus beneficios y resaltan que con su uso se podría regular el desarrollo vegetativo y el retorno floral de la planta, estimular la maduración pareja y temprana, mejorar la calidad de la fruta, su color, su conservación, e incluso reducir la caída de los frutos antes de la cosecha.

El empleo de estos compuestos sintéticos en arándanos puede ser bastante amplio, por lo que se debe tener presente el objetivo que se desea conseguir, así como establecer qué proceso fisiológico es el que se desea modificar. Sobre este tópico nos hablará el Ingeniero Agrónomo Jorge Retamales, quien expondrá sobre el uso actual y potencial de los RDC durante su intervención en la segunda edición de seminarios internacionales que ofrecerá nuestra organización Blueberries Consulting en España, el próximo 30 de octubre.

Retamales, quien es egresado de la Universidad de Chile, y quien también cuenta con un  Doctorado en Fruticultura en la Universidad Estatal de Michigan (EE.UU), se ha dedicado por muchos años a la investigación agrofrutícola en Chile y Estados Unidos. Es por ello que presentará una visión de los potenciales de los RDC en la producción de arándanos.

Los aportes científicos del investigador han sido de tal relevancia que sus trabajos han logrado trascender las fronteras del país austral, a tal punto de convertirse en consultor internacional en temas relacionados a la producción de frutos como los berries.

El Dr. Retamales también tiene un amplio perfil como docente universitario, por lo que se ha destacado como profesor de asignaturas como Ecofisiología, Frutales de hoja caduca y Frutales menores a nivel de pregrado, y Fruticultura Avanzada a nivel de Magíster y Escritura Científica en el Doctorado.

RDC: Compuestos y novedades

Diversos especialistas han hecho variados estudios y pruebas para obtener información más certera acerca el uso de los reguladores de crecimiento en la agricultura. Y aunque existen discrepancias entre un autor y otro, la mayoría coincide en la urgencia de conocer los objetivos de lo que se busca regular en un cultivo.

Tal afirmación se justifica, en primera instancia, y de acuerdo a los expertos, porque hay tres componentes indispensables en la aplicación de RDC: 1)  el compuesto o producto que se va a utilizar, 2) es también necesario conocer la concentración o dosis, y finalmente 3) la época o momento de aplicación a lo largo del desarrollo o fenología del cultivo

Las fitohormonas

Diversos estudios científicos han permitido establecer algunos puntos clave sobre las fitohormonas y su utilidad para el desarrollo de cultivos. Destaca el hecho de que son producidas internamente por las plantas, y que bastan bajas concentraciones para que su efectividad sea perceptible.

En la industria de los arándanos se ha convertido en un elemento de uso creciente durante los últimos años porque muchos productores han entendido la necesidad de utilizarlos para que los cultivos se desarrollen de la mejor manera posible.

Diversas fuentes científicas coinciden en que las fitohormonas tienen la capacidad de influenciar el crecimiento armónico de las plantas.También resaltan el hecho de que, gracias a las fitohormonas, se puede estimular la absorción de nutrientes, se mejora la tolerancia al estrés abiótico, e incluso es posible incrementar el calibre de las frutas, todos aspectos primordiales en una industria cada vez más exigente.

Un aspecto relevante en la efectividad de los RDC dice relación con las técnicas de aplicación de estos compuestos a las plantas. Muchos de los efectos negativos o inesperados de estas sustancias se vinculan a una distribución desuniforme de la aplicación dentro de la copa de las plantas. Así, las zonas de la copa más cercanas a las boquillas de salida de la pulverizadora frecuentemente reciben sobredosis del producto, mientras que en aquellas zonas de la copa más alejadas de la pulverizadora reciben dosis insuficientes para obtener los efectos deseados.

Luego de revisar los diversos estudios realizados con RDC en arándanos, se concluye que el uso de estos compuestos puede ser una herramienta valiosa en el manejo de los arándanos en la medida que las plantaciones de esta especie frutal se continúe expandiendo a zonas con condiciones ambientales limitantes, así como también considerando las exigencias crecientes de calidad de la fruta por parte de los mercados.

Fuente
Paúl Rivas González - Blueberries Consulting

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SNA advierte pérdidas de US$500 millones semanales por paro de camionero...

Cerezas: Chile se renueva para mantener el liderazgo

La Libertad lidera exportaciones de paltas, arándanos y espárragos entre...