Compleja campaña peruana del arándano genera un debate que cruzará la industria

La futura evaluación de la temporada peruana será seguramente un proceso complejo, probablemente con algunos desacuerdos, pero muy atractivo y enriquecedor para la totalidad de la industria global del arándano.

Se suman las publicaciones que en los últimos meses se han encargado de vaticinar una fuerte caída en la producción y en el volumen de las exportaciones de la industria peruana del arándano en la actual campaña 2023/2024.

Han sido diversos los porcentajes proyectados de caída de los envíos peruanos al mercado internacional del arándano y a medida que pasan las semanas estas proyecciones han oscilado entre una baja del 40% y un 60% por parte de los más alarmistas.

Mejores precios

No solo respecto de los volúmenes de producción o de los envíos de exportación han surgido estos anuncios contrapuestos, sino que también de las causas que habrían originado, o estarían originando, este fuerte decrecimiento productivo de la industria peruana del arándano. Distintos asesores y especialistas han salido rápidamente a culpar al cambio climático de esta baja.

Por otro lado, y como consecuencia de esta situación de alerta producto de la merma de fruta, se ha provocado una recuperación importante en los precios del producto, llegando a casi doblar su valor en comparación a igual fecha del año anterior, subiendo los valores de la fruta a casi el doble respecto a la campaña anterior a igual fecha, beneficiando considerablemente a los productores que han tenido la suerte de coincidir con sus envíos en estas semanas de escasez de fruta.

Causas

Pero ¿qué ha pasado en la industria peruana para que se esté anunciando esta situación tan alarmante?

Como marco, estamos hablando de una industria que en los últimos años ha venido mostrando crecimientos inalcanzables para la competencia internacional, llegando a situarse como el principal exportador de arándanos del mundo, con volúmenes cercanos a las 300 mil toneladas de arándanos frescos colocados en los distintos mercados del mundo.

¿Qué ha pasado?

La respuesta oficial es que no se trata tanto de una baja en los volúmenes, sino que más precisamente se trata de un retraso en la producción. Retraso ocasionado por el impacto del fenómeno meteorológico de El Niño, el que ha azotado a gran parte del Perú, con olas de calor de 5°C o 6°C sobre los promedios normales para el período en las últimas dos décadas.

Ralentización

El impacto de El Niño retrasó la floración de las plantas, por ende, el cuaje de la fruta, su maduración, la cosecha y todos los compromisos comerciales que se desprenden. Además, se explica porque la variedad Ventura, que representa alrededor del 35% de la oferta peruana, fue la más afectada por este fenómeno. Ante esto, Proarándanos, en su última proyección corregida este 2 de octubre, sostiene que la caída de los volúmenes totales de la temporada peruana 2023 /2024 solo será de un 9%, una cifra muy menor y lejana a los que sostienen una caída final mucho más alta.

Fenómeno desconocido

Otros analistas niegan que esto solo se deba al fenómeno climático de El Niño, e incluso sostienen que se trataría de un nuevo fenómeno, desconocido, o por lo menos distinto, el causante de este intenso estrés en las plantas que ha provocado un impacto fisiológico importante, con cierre de estomas y atraso en la floración, y todas las consecuencias productivas posteriores antes descritas.

Distintos manejos

Por otro lado, debido a que los resultados y consecuencias productivas no han sido parejas en las distintas regiones y granjas peruanas, se levanta también la tesis de que son los manejos no adecuados para enfrentar la crisis los causantes de esta realidad de caída en la producción peruana. Debido a que frente a la amenaza climática, los distintos técnicos y asesores respondieron con aplicaciones de diferentes productos y medidas paliativas, lo que en algunos casos ha dado resultados y en otros ha sido un fracaso, demostrando un gran desnivel profesional en los responsables de los cultivos.

Debate necesario

Como vemos, son muchos los factores incumbentes en este debate, y se seguirán agregando otros análisis y opiniones, por lo que la evaluación final de la temporada peruana será seguramente un proceso complejo, probablemente con algunos desacuerdos, pero muy atractivo y enriquecedor para la totalidad de la industria global del arándano.

Probablemente será un tema principal a tratar en el Seminario Internacional de Blueberries de marzo, en Lima, y luego en julio, en el Seminario de Trujillo, porque en la medida que se analicen a fondo estos temas la industria crece en conocimiento y la obliga a elevar los estándares profesionales de asesores y técnicos responsables del cultivo, tanto en lo que corresponde a los manejos agronómicos en su realidad fisiológica, como en el entorno abiótico del cultivo.

¡Adquiere tu stand y auspicios DISPONIBLES!
Para más información escríbenos AQUÍ
Whatsapp: +56 9 3469 3871

Fuente
Blueberries Consulting

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

“Los volúmenes iniciales de la temporada peruana llamaron mucho la...
El auge de los arándanos en Polonia: navegar el crecimiento en medio de ...
Polonia es el mercado de mayor crecimiento para las hortalizas y frutas ...