COVID-19: arreglar nuestra relación con la comida y la naturaleza es más importante que nunca

La relación de Europa con la alimentación y la naturaleza no debe dejarse de lado debido a la crisis de COVID-19, debe estar al frente y al centro en la recuperación, argumenta Sini Eräjää.

Sini Eräjää es activista agrícola y forestal en la Unidad Europea de Greenpeace

El brote de COVID-19 está causando estragos en los sistemas alimentarios y agrícolas de Europa. Está claro que los gobiernos y la UE deben ayudar a los agricultores, a los trabajadores agrícolas y a los productores de alimentos, para garantizar que todos tengan acceso a alimentos saludables y que las personas no pierdan sus medios de vida, pero lo que debería ser esa ayuda ya es un punto crítico peligroso.

En la agitación (problemas de distribución y preocupaciones sobre la disponibilidad y seguridad de los trabajadores), la industria agrícola ha pedido a los gobiernos y a la UE que compren y almacenen productos sobreproducidos como la leche y la carne de res para impulsar a los grandes actores del sector.

Algunos políticos también han pedido un debilitamiento de los estándares ambientales y una flexibilización de las normas sobre subsidios agrícolas. El sector de la agricultura industrial y sus aliados políticos también quieren retrasar la estrategia Farm to Fork de la Comisión Europea y los planes de protección de la biodiversidad de la UE, con afirmaciones miopes de que cualquier otra medida para proteger el medio ambiente será perjudicial para el sector agrícola.

Cualquier paquete de rescate para el sector, el plan Farm to Fork de la UE y la política agrícola común, deben hacer que nuestro sistema alimentario y agrícola sea más resistente a los nuevos choques, y no debe invitar a más crisis. Las causas subyacentes de los brotes como COVID-19 son más profundas que el comercio de animales exóticos en mercados lejanos. Al responder a esta pandemia, ignorar la necesidad urgente de arreglar nuestra relación con la naturaleza y la forma en que producimos alimentos sería extremadamente tonto.

Para detener futuros brotes, debemos dejar de invadir la naturaleza y poner fin a la agricultura industrial.

COVID-19 no es un incidente aislado, sino el último de una larga lista de enfermedades zoonóticas, aquellas que saltan de animales a humanos, como el SARS, H1N1 (gripe porcina), gripe aviar, ébola, zika e incluso VIH / SIDA.

Cuando las industrias destruyen bosques y otros ecosistemas para explotar más tierras y recursos, expulsan a los animales salvajes de sus hábitats y aumentan las oportunidades de transmisión de enfermedades infecciosas a los humanos. Los investigadores estiman que el 31% de los brotes de enfermedades infecciosas emergentes están vinculados a la destrucción de los bosques y los ecosistemas, incluidos el VIH, el Ébola y el Zika. El principal impulsor de la destrucción forestal mundial es la agricultura industrial, principalmente para la producción de carne, lácteos y piensos para estas industrias.

Si bien la pandemia actual no parece estar directamente relacionada con la cría industrial de animales, la aparición y propagación de otras enfermedades infecciosas mortales sí lo ha estado. La agricultura industrial, donde muchos animales genéticamente similares se apiñan, crea zonas de reproducción perfectas para que los virus se adapten y encuentren nuevos huéspedes, aumentando su propagación. Este sigue siendo un factor de riesgo importante para brotes futuros.

Construir sistemas alimentarios resistentes para garantizar dietas saludables, incluso en una crisis.

Las interrupciones en las fronteras han expuesto la dependencia del sistema alimentario actual de la libre circulación de los trabajadores temporeros y del acceso a los mercados mundiales. Resulta que los agricultores europeos, en particular los más grandes e industrializados, no solo están pastando vacas en el campo y vendiendo queso en las cercanías, sino que dependen en gran medida de las importaciones de alimentos para sus animales y de la exportación de sus productos a lugares remotos. mercados

En lugar de seguir invirtiendo en cadenas de suministro altamente globalizadas de alimentos producidos a granel, debemos comenzar a avanzar hacia sistemas alimentarios locales, sostenibles y resistentes. Sistemas que no solo se centran en producir más alimentos, y más alimentos para animales, sino en integrar la producción de alimentos con la salud de las personas y el planeta, al tiempo que protegen a los trabajadores y garantizan un precio justo para los agricultores.

La lección de la pandemia: escucha la ciencia y actúa

La mayor parte del mundo está tomando medidas sin precedentes para detener la propagación del virus COVID-19, luego de las advertencias de los científicos sobre los terribles costos de la inacción. Mientras tanto, seguimos dolorosamente conscientes del hecho de que los científicos también han advertido que el colapso climático no mitigado desataría una catástrofe aún mayor. Pero los gobiernos no se han acercado al nivel de acción requerido.

La ganadería es una de las principales causas del colapso climático, ya que representa entre el 12% y el 17% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE. Existe un creciente consenso científico sobre la necesidad de reducir el consumo excesivo y la producción de carne, lácteos y huevos para combatir esto, incluidos los estudios del IPCC , la comisión EAT-Lancet y la fundación RISE.

También debemos prestar atención a las advertencias de los científicos aquí, y construir un sistema alimentario que no contribuya al colapso climático y al colapso ecológico, como lo hace el actual, y que sea más resistente a los impactos climáticos que sabemos que ahora son inevitables.

La UE y los gobiernos nacionales deben actuar

La UE no debe invertir dinero de rescate en crisis en la agricultura industrial, beneficiando al 1% de los agricultores europeos que ya reciben un tercio de los subsidios bajo la política agrícola común de la UE, y financiando la agricultura industrial que nos pone en mayor riesgo de pandemias. Cualquier fondo de crisis debe proteger a los pequeños agricultores y trabajadores agrícolas en riesgo, no cubrir los bolsillos de los principales actores.

La UE debería hacer de las reducciones radicales en la carne y los productos lácteos un objetivo explícito en su próximo plan Farm to Fork. También debería redactar nuevas leyes para garantizar que los productos vendidos en Europa (carne, lácteos, alimentos para animales, madera, aceite de palma) no estén vinculados a la destrucción de la naturaleza ni a la violación de los derechos de las personas.

La relación de Europa con la alimentación y la naturaleza no debe dejarse de lado debido a la crisis de COVID-19, debe estar al frente y al centro en la recuperación.

Fuente
EURACTIV

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Exportadores frutícolas destacan importancia de la tecnología para el de...
Uzbekistán aumenta las importaciones de frambuesas para congelar desde T...
Importantes investigadores y especialistas estarán en el encuentro de fr...