Patricio Muñoz con el programa de mejoramiento de arándanos de la Universidad de Florida

“Los nuevos sabores de arándanos están a punto de hacerse realidad”

La Universidad de Florida (la Universidad) tiene una larga trayectoria en el mejoramiento de arándanos. En la década de 1950, comenzó con un programa centrado en el desarrollo de variedades de arándanos de baja temperatura y el primer cultivar de arbusto alto del sur se lanzó en 1976. Desde entonces, la Universidad ha lanzado al mercado más de 100 variedades de arbusto alto del sur. «En el pasado, alrededor del 95 por ciento de todas las variedades de arbustos altos del sur a nivel mundial fueron desarrolladas por la Universidad de Florida», dice Patricio Muñoz, profesor asociado de Mejoramiento de Arándanos en la Universidad de Florida. «Hoy en día, nuestra cuota de mercado es menor debido a la feroz competencia en el sector del cultivo de arándanos». Sin embargo, la Universidad todavía lanza al mercado una o dos variedades nuevas al año.

El programa de arándanos de la Universidad tiene dos objetivos principales. «En primer lugar, queremos ayudar a los productores a ganar dinero», dijo Muñoz. Para el productor, el rendimiento es lo más importante. El segundo objetivo es deleitar al consumidor. «El sabor, la textura y la apariencia son los rasgos clave que buscamos desde la perspectiva del consumidor».

¿Cómo se están logrando estos objetivos? «Utilizamos una metodología basada en datos en combinación con experimentos de campo que se están llevando a cabo en Florida e internacionalmente», compartió Muñoz. Cada año, 20.000 variedades potenciales inician el proceso de desarrollo y, después de muchos años de investigación y pruebas, una o dos variedades llegan al mercado. «Antes, todo el proceso, de principio a fin, tardaba entre 12 y 15 años. Con el tiempo y con el uso de la tecnología, se ha reducido a siete años». En última instancia, el objetivo es desarrollar una nueva variedad de arándano en un plazo de cinco a seis años, dependiendo del mercado.

 

Predecir el gusto del consumidor

El programa de mejoramiento de arándanos de la Universidad se diferencia de otros programas de mejoramiento a través de datos y tecnología. «Podemos utilizar 13 años de resultados de paneles de consumidores», mencionó Muñoz. Todos estos datos están disponibles en una gran base de datos. En combinación con la bioquímica, permite al equipo de investigación predecir los gustos del consumidor y encontrar sus puntos óptimos. «En base a eso, tenemos la capacidad de ajustar los objetivos de reproducción que nos permitan alcanzar nuestras metas».

No es fácil predecir las preferencias de los consumidores en los años venideros, pero al comparar los arándanos con otras frutas mucho más maduras, los arándanos pueden seguir el mismo camino de desarrollo. “El desarrollo de los arándanos no será muy diferente al camino que han recorrido otras frutas, pero se espera que los arándanos lo recorran más rápido”, mencionó Muñoz. Al igual que otras frutas, los arándanos han aumentado de tamaño y se han vuelto más crujientes. ¿Lo que sigue? Muñoz cree que el futuro de los arándanos está en el sabor. «A diferencia de las fresas, los plátanos o los melocotones que tienen un sabor particular, los arándanos no tienen un único sabor definido. Hay mucha variabilidad en los arándanos. Una vez que los consumidores enfrenten el potencial de los diferentes sabores en los arándanos, se espera que esto se convierta en el próximo nueva preferencia.» La Universidad lleva años trabajando en este ámbito y sacó al mercado los primeros arándanos aromáticos de arbusto alto del sur.

Sin embargo, Muñoz habla de sabores más allá de eso. Las primeras candidatas se han presentado a comercializadores y minoristas y cree que pueden pasar otros dos o tres años hasta que las variedades estén completamente disponibles en el mercado. «Para entonces, puede haber arándanos disponibles con sabores exóticos y tropicales. Estamos a punto de que esto se convierta en realidad», afirmó Muñoz.

Las variedades de la Universidad de Florida se cultivan en Florida, pero también tienen licencia en países fuera de EE. UU., incluidos Nueva Zelanda, Australia, Chile, Perú, India y Marruecos. «Tenemos un importante programa de mejoramiento de arándanos y casi todas las grandes empresas productoras y comercializadoras de arándanos visitan nuestro programa durante la temporada frutícola», finalizó Muñoz.

Patricio Muñoz en el laboratorio de mejoramiento de Arándanos – Fotografía: Tyler Jones UF/IFAS

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Nombramientos en Fall Creek®: Ricardo Polis y Julio Zavala asumen roles ...
Gracias a la genética, Perú seguirá creciendo
Naturipe Farms lanza nuevas variedades de arándanos