Pioneros en el sector del arándano de Namibia

Justo en la frontera entre Namibia y Angola, a las orillas de uno de los tres únicos ríos perennes de Namibia, Mashare Berries plantó 20 hectáreas de variedades de arándanos Fall Creek en noviembre del año pasado.

Tan solo un poco más de seis meses después, a principios de julio de este año, empezó a recolectar su primera cosecha, parte de la cual ya está disponible en el Reino Unido, Hong Kong, España y pronto Angola.

Se espera que la cosecha continúe hasta octubre.

Las berries namibias (básicamente contribución de Mashare Berries) tienen aproximadamente una ventaja de cuatro semanas sobre la temporada sudafricana.

Se estima que la primera cosecha se acercará a 150 toneladas y, para el tercer año, estarán muy ocupados, dice Henriëtte le Grange, especialista de ventas y marketing en Mashare Berries y Mashare Irrigation.

Berries namibias: sabor y calibre excepcionales
Le Grange señala su satisfacción con las variedades Fall Creek plantadas hasta ahora, que han dado buenos resultados en el clima caluroso y seco de Kavango del Este, con algunas noches de heladas en su breve invierno. Las berries se riegan directamente del río Okavango.

«Cuando la gente se entera de que estamos cultivando arándanos en el suroeste de África, se queda asombrada», indica, y el primer proyecto de arándanos de Namibia ha estado despertando mucha atención.

Los primeros arándanos de esta campaña se vendieron en Namibia, pero el mercado se satura fácilmente.

«Antes de empezar con la cosecha, el mercado namibio absorbía en torno a 100 kilos de berries semanales. En comparación, tenemos un cliente que ya se ha quedado con más de 6 toneladas él solo. El mercado namibio está bastante subdesarrollado, a la gente no le gustan las berries importadas. En primer lugar, según se afirma, son insípidas y pequeñas».

Hacen uso de Family Tree Farms y DKI Fruit para exportar al Reino Unido, Europa, Oriente Medio y Extremo Oriente. En su tercer año, sus volúmenes empezarán a permitirles ampliar los mercados, incluyendo posiblemente Sudáfrica.

Cuanto mejor polinización, más grandes las berries
«El 80 por ciento del éxito depende de la polinización de las abejas: cuanto mejor sea la polinización, mayor es la berry. El año pasado, en febrero, empezamos a organizar colmenas y apicultores, y además de las colmenas de abejas melíferas que tenemos, hay una cantidad increíbles de abejas silvestres».

En un periodo de 15 minutos desde la recolección, la cosecha se enfría a 1 ºC, se envasa y se carga a la misma temperatura en camiones frigoríficos en la finca (en la ribera del río Okavango, que bordea Angola, como se ve en el mapa).

Las berries llegan en dos días a Johannesburgo en camión
A causa de la escasez de vuelos en el aeropuerto de Windhoek, a consecuencia de la COVID-19, la fruta se transporta en camión al aeropuerto de OR Tambo en Johannesburgo para enviarla en avión al Reino Unido, España y Hong Kong.

La estrategia a más largo plazo es enviar la fruta desde el Windhoek International Airport o mandarla por barco desde el puerto de Walvis Bay.

El tránsito transfronterizo entre Namibia y Sudáfrica esta temporada ha transcurrido sin problemas, según Le Grange.

La provincia de Kavango del Este tiene una gran población, por lo que Mashare Berries no ha tenido que buscar mano de obra migrante en temporada alta y todos los trabajadores regresan a casa cada noche. El empleo, sobre todo de mujeres, se espera que se duplique con el crecimiento de los volúmenes, desde el centenar actual.

Henriëtte habla del huerto comunitario que están desarrollando para la seguridad alimentaria de la comunidad local.

Mashare Berries emplea trabajadores que ya viven en los alrededores, no mano de obra migrante.

«Tenemos muchos planes para el futuro, añadir otras 40 hectáreas de arándanos y también introducir los aguacates. Estamos muy entusiasmados con lo que nos aguarda».