Prácticas para un cultivo más sano: Micronutrientes y uso de micorrizas

El mundo está cambiando y los requerimientos por intentar disminuir la huella de carbono son cada vez mayores. Las personas en su día a día han comenzado con prácticas cada vez más eco friendly y la atención ahora se ha volcado, desde hace unos años, hacia las empresas y sus procesos de producción. Sin embargo, la calidad es una demanda que no deja de crecer.

¿Qué tan contaminante es mi marca? Por muy esencial que sea un servicio o un producto que ofrezco, actualmente nos encontramos con un consumidor activo y exigente. No tan solo en temas de calidad, sino que también en conciencia ambiental. Hoy es un público dispuesto a exigir y pagar un extra por aquellos productos que impliquen una menor huella de carbono y que sean más amigables con el medioambiente.

Actualmente en la agricultura esta tendencia no se queda ajena y es la razón por la que hoy son más las empresas que optan por formas de producción que no contaminen tanto, teniendo en cuenta cuidados de las plantas que antes no se tenían y quizás tampoco se sabía.

Factores vegetales

Las plantas, así como los humanos, son seres que pueden presentar signos de estrés que pueden afectar directamente la producción del cultivo si no es manejado correctamente. El estrés vegetal afecta el crecimiento, desarrollo y eficacia biológica de las plantas. El estrés abiótico se refiere a los factores externos que afectan una influencia  negativa  sobre  la  planta, estos son: agua (estrés hídrico), sales (estrés salino), temperatura (estrés térmico), exceso de luz, anoxia (ausencia de oxígeno), estrés oxidativo, herbicidas, metales pesados, contaminantes medioambientales y contaminantes atmosféricos.

Sin embargo, hay muchos factores que, así como pueden afectar negativamente a tus cultivos, otros que pueden estimularlos y mejorar su rendimiento de manera natural.

Micorrizas

Un ejemplo de esto es lo que ocurre con las micorrizas. Estos nutrientes, que se traspasan entre las raíces un árbol y un hongo, son capaces de entregarle al cultivo la fuerza necesaria para poder crecer de manera correcta. En este caso, por ejemplo, la planta recibe del hongo principalmente nutrientes, minerales y agua, mientras que el hongo por su parte recibirá de la planta hidratos de carbono y vitaminas que él no es capaz de producir.

Heiner Goldbach es un investigador y académico de la Universidad de Bonn que se ha especializado en nutrición y metabolismo de las plantas. Dentro de sus áreas de estudio se ha enfocado en conocer acerca de los procesos en las superficies foliares y los factores que afectan la permanencia, penetración y traslocación de los nutrientes; balances de agua de las plantas, gestión de residuos y ciclos de nutrientes, indicadores de estrés en plantas, entre otros.

En calidad de experto, Goldbach estará presente en la segunda edición del Mes Internacional del Arándano 2021, en la jornada del día jueves 19 de agosto junto a otros especialistas del área como el Dr. Jorge Retamales, consultor internacional y autor del libro “Arándanos”, para compartir sus conocimientos de manera exclusiva con los asistentes.

Mes Internacional del Arándano 2021

El evento internacional iniciará su jornada el día martes 3 de agosto a las 10.00 am hora de Chile, con un bloque de especialistas de Estados Unidos, Argentina, Sudáfrica y Marruecos en el que se analizará la industria arandanera a nivel global y por distintos países.

Para adquirir tu entrada al evento haz clic en el siguiente botón:

Fuente
María Jesús Frascaroli - Blueberries Consulting

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

“Los volúmenes iniciales de la temporada peruana llamaron mucho la...
El auge de los arándanos en Polonia: navegar el crecimiento en medio de ...
Polonia es el mercado de mayor crecimiento para las hortalizas y frutas ...