Productores australianos de arándanos lamentan pérdida de oportunidades al no tener acceso a China

El anuncio repentino de un acuerdo comercial entre China y los Estados Unidos en el que China ha acordado ultimar los protocolos fitosanitarios para los arándanos estadounidenses, pone de relieve cómo los productores australianos de arándanos siguen perdiendo oportunidades de exportación al no tener acceso al mercado chino.

Los productores australianos de arándanos (a excepción de Tanzania) en la actualidad no pueden exportar a  China. Esto se debe a que no se ha acordado un protocolo de exportación para el tratamiento de la mosca de la fruta.

“Los arándanos el segundo lugar en la lista del Gobierno de Australia de accesos prioritarios al mercado hortícola chino por detrás de las manzanas desde octubre de 2017, con una solicitud inicial presentada ya en 2010. Sin embargo, el avance de la negociación del protocolo de exportación ha sido lento, pese a los esfuerzos del Departamento de Agricultura y Recursos Hídricos”, dice el presidente de Berries Australia, Peter McPherson.

Una investigación detallada encargada por la Asociación Australiana de Productores de Arándanos (ABGA) en 2017 sobre la demanda de arándanos australianos en China reveló que existe un mercado fuerte y en crecimiento.

La investigación llevada a cabo por Knudsen & Co y presentada en un informe titulado “El mercado de China para los arándanos australianos; una oportunidad única”, confirma que en China existe una demanda de arádanos australianos que crece, y que se reconoce el sabor, el calibre, la seguridad alimentaria y el valor nutricional superiores de los arándanos cultivados en Australia.

“Resulta muy frustrante para el sector saber que tenemos un producto superior y que tenemos que quedarnos quietos viendo cómo otros países han negociado el acceso de sus arándanos a China. Países como Perú, Chile, Argentina, México y ahora Estados Unidos han obtenido el acceso. Es hora de que el Gobierno Australiano aborde las negociaciones comerciales con un enfoque plenamente gubernamental, incluido en ellas la negociación del acceso de los arándanos en los más altos niveles políticos entre ambos países”, manifiesta McPherson.