Un catálogo ayuda a las empresas frutícolas a establecer el índice de cosecha

El Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (Cicytex) ha coordinado la publicación de un catálogo para ayudar a empresas y centrales frutícolas a establecer índice de cosecha en la fruta mediante el uso de técnicas rápidas.

Datos e indicadores

El catálogo entregado por Cicytex, que busca ayudar a las empresas y centrales frutícolas estableciendo índices de cosecha en la fruta, incluye un conjunto de fichas con datos obtenidos en diferentes cultivares de ciruelas, nectarinas, melocotones y cerezas de las Vegas del Guadiana y el Valle del Jerte.

Esta información ha sido recogida en diferentes momentos de maduración en función del destino comercial de la fruta (exportación con periodos de tránsito largos, terceros países y mercado nacional, y madurada en árbol para consumo local), según detalla la Junta en un comunicado de prensa.

Junto a los indicadores de los parámetros de calidad convencionales (peso, calibre, color, firmeza, entre otros) se añaden los índices de madurez que se han obtenido con las tecnologías rápidas empleadas.

Medidores

Son valores medios recogidos durante un periodo de estudio que comprende, según los casos, de dos a cinco años, y que pueden ser orientativos en el manejo de estas herramientas, teniendo en cuenta la climatología y la altitud del terreno.

Este trabajo tenía como objetivos evaluar el uso de tecnologías disponibles en el mercado y la obtención de los valores e indicadores que permitan adaptarlas a las mediciones de parámetros de calidad de cada tipo de fruta (peso, calibre, firmeza, color de la piel, acidez y producción de etileno, relacionado con la maduración).

Tecnología y rapidez

Son técnicas, basadas en lo que se denomina espectroscopía visible y NIR (infrarrojos), que presentan una serie de ventajas con respecto a las tradicionales: su rapidez, no es necesario destruir las partidas en las que se realiza el control de maduración.

Asimismo, no depende de las condiciones climáticas, ni de la destreza del personal operario para evaluar parámetros como el color, calibre o la firmeza de la fruta. Este trabajo denominado «Tecnologías no destructivas en campo y central hortofrutícola» ha sido coordinado por Belén Velardo Micharet, del área de Postcosecha de Cicytex.

Cooperación e innovación

En la coordinación también ha participado la Institución Ferial de Extremadura (Feval) y el Centro de Apoio Tecnológico Agro-Alimentar Cataa, de Portugal.

Es una tarea incluida en el proyecto de cooperación transfronteriza Innoace, que engloba un conjunto de tareas, estudios y propuestas innovadoras y en el que participan 14 centros de investigación de Extremadura, en España, y de las regiones Centro y Alentejo de Portugal.

Está co-financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) a través del Programa Interreg V-A España-Portugal (Poctep) 2014-2020.

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SNA advierte pérdidas de US$500 millones semanales por paro de camionero...

Cerezas: Chile se renueva para mantener el liderazgo

La Libertad lidera exportaciones de paltas, arándanos y espárragos entre...