Alzbeta Klein de IFA: “Es tiempo de hacer de los fertilizantes un bien esencial”

La CEO/Directora General de la Asociación Internacional de Fertilizantes (IFA) explica detalladamente el rol de este recurso en una posible crisis alimentaria mundial si es que no se toman acciones inmediatas para subsanar su principal causa: el alto costo de fertilizantes dada la guerra entre Ucrania y Rusia.

En el comienzo del siglo XX el descubrimiento del proceso para crear amoníaco desde el hidrógeno y el nitrógeno presente en el aire permitió la producción de fertilizantes nitrogenados, los que aumentaron los terrenos aptos para cultivos y resolvieron la falta de alimento que sufría el mundo. 

Esta breve pieza de historia sirve para recordar la importancia de un suministro que puede parecer menos importante de lo que realmente es para el bienestar de la población mundial. 

Desde la invasión de Rusia a Ucrania, los precios de los fertilizantes aumentaron dado que las sanciones contra el primer país y sus aliados, además del cese parcial de las exportaciones ucranianas, mermaron el volumen del comercio de la materia prima necesaria para fabricar estos productos.

Los fertilizantes entregan nutrientes necesarios a las plantas para que estás crezcan de forma eficiente, por lo que miles de agrónomos y productores en el mundo agregan fertilizantes a base de nitrógeno (N), fosfato (P) y el potasio (K), según las reglas de las cuatro R (por su traducción de “right”, correcto, en inglés): se aplica la correcta fuente de nutrientes, en la correcta frecuencia, en el tiempo correcto y en el lugar correcto. 

El mercado de fertilizantes está mayoritariamente controlado por el balance de oferta y demanda, entre otros factores como restricciones a las exportaciones, la estacionalidad de los cultivos y restricciones logísticas. Tras el comienzo del conflicto entre los países europeos, este último factor tomó mayor relevancia destacando un gran problema: la dependencia del mundo a los productores de mayor participación en el mercado de las materias primas de fertilizantes.

La participación de Rusia, Belorusia y Ucrania en la industria de fertilizantes

Rusia está dentro de los top 5 productores de nitrógeno (N), ácido fosfórico (P) y potasio (K), mientras que Bielorusia es parte del mismo grupo en la producción de potasio. 

Para cada una de estas materias primas los primeros cinco productores representan en total una participación de 61%, 79% y 85% respectivamente. 

Desde el inicio del conflicto geopolítico y las sanciones contra Rusia y sus aliados,  se ha detenido el 14% de la comercialización de urea en el mundo, 11% de los fosfatos amoniacales y el 21% del comercio del potasio. Rusia provee el 23% del volumen de amoníaco y el 46% del nitrato de amonio en el mundo. 

Mientras que las restricciones contra Bielorusia ha contraído el comercio del potasio en un 20% adicional, resultando en una disrupción del 41% del suministro global.

El mayor problema es que aunque los otros grandes productores -China, Canadá, India, Estados Unidos- se apuren por aumentar sus volúmenes, no alcanzan a suplir la falta de producción rusa y bielorusa. 

Otro efecto de las sanciones contra Rusia ha sido el aumento del precio del gas en Europa. El gas natural representa entre el 70-80% del costo de producción de los fertilizantes nitrogenados, mermando la posibilidad de su producción en el viejo continente. 

Y aunque existe otra alternativa a través del uso de carbón para la obtención de nitrógeno, el cambio, la adopción o adaptación del proceso productivo lleva años.

Crisis por escasez de alimentos

La incidencia del conflicto entre Ucrania y Rusia son múltiples para la posible escasez de alimentos actual.

La primera es la disminución de fertilizantes en el mercado. Las regiones más dependientes de las exportaciones de Rusia y Bielorusia son Europa, Latinoamérica y el sur de Asia. La falta de este suministro o su encarecimiento provocará la disminución del volumen cultivado y el cierre de operaciones de fincas en donde la producción ya no sea rentable por los altos costos.

Se suma a esto, el hecho que Rusia es el más grande exportador de trigo en el mundo y Ucrania el mayor proveedor de aceite de maravilla.

Ante la escasez de estos productos muchos gobiernos toman la decisión de resguardar la exportación de su propia producción de los alimentos y recursos escasos, reduciendo aún más su oferta mundial.

Para enfrentar o evitar esta crisis, la vocera de IFA, siguiendo las recomendaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), aconseja evitar estas medidas gubernamentales, resaltando que los miembros de la IFA están trabajando para “superar los desafíos logísticos donde se pueda”, respecto a la comercialización de fertilizantes nitrogenados. 

Finalmente concluye: “Los fertilizantes son precursores del trigo, la soja, el maíz y muchos otros. Sin fertilizantes, la producción de alimentos básicos será limitada. Los fertilizantes fueron declarados esenciales durante la pandemia por muchos países, y ahora es el momento de hacerlo por todos”.

Fuente
Catalina Pérez Ruiz - Blueberries Consulting

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Exportación de cerezas chilenas casi se triplica en enero 2024: Chinos c...
La temporada marroquí del arándano avanza a dos velocidades
Onubafruit, primera productora de berries en España aunque reduce un 11%...