Apuro en Chile por año nuevo chino: Embarques de cerezas tempranas crecen respecto a temporada pasada

Las primeras semanas de la temporada en curso llevan un fuerte aumento versus los envíos del año pasado, con un salto desde 21.316 toneladas a 64.023 ton, pese al paro de camioneros. Esto, debido a la premura por arribar antes del 22 de enero al gigante asiático, cuando se celebra el año nuevo chino. Los envíos aéreos, que esperaban una fuerte alza este año, han crecido solo 24%.

La necesidad de llegar lo más temprano posible desde Chile a China ha adelantado toda la cadena, envíos incluidos.

Durante la temporada pasada, a esta misma semana se habían exportado 21.316 toneladas de cerezas chilenas, mientras que en lo que va de la actual 2022-2023 se han enviado en total 64.023 ton, lo que representa un alza de 200,35%.

Embarques Marítimos vs Aéreos

Los embarques marítimos han crecido desde 12.331 toneladas durante la temporada pasada, a 52.966 ton, con un alza de 330%, lo que da cuenta del fuerte cambio de conducta de los productores y exportadores por intentar llegar lo más temprano posible a China.

Otro detalle importante de lo que va de temporada es que, debido a la necesidad de llegar muy temprano para anticiparse al Año Nuevo Chino y conseguir mejores precios, hay una mayor disponibilidad de envíos aéreos, que en el desarrollo de la actual temporada de exportaciones 2022-2023, el vuelo de cerezas muestra un crecimiento de 24%, de acuerdo a cifras actualizas de Asoex.

Pese a la fuerte alza de envíos por avión de este apreciado fruto en el gigante asiático, los embarques marítimos representan un 78% de la torta.

Cabe destacar que, durante el ejercicio 2021-2022, Chile envió 15.546 toneladas de cerezas frescas vía aérea, cifra que fue 9% menor a lo enviado la temporada 2020-2021. Para la temporada pasada, los principales destinos fueron a China, con el 72% del total; 22% Estados Unidos, y 7% Europa.

Específicamente hablando de China, durante la temporada pasada se enviaron por avión 8.403 ton, evidenciando una disminución de 25% respecto a la campaña anterior. Mientras que, vía marítima se enviaron 304. 833 toneladas.

Embarques aéreos para aprovechar ventanas

La decisión de volar más fruta este año, se debe principalmente para aprovechar un periodo especial de ventas, ya que de manera casi inédita, el año nuevo chino para este 2023 se adelantó al 22 de enero, por lo menos 2 semanas antes de lo usual que tradicionalmente ocurre la segunda o tercera semana de febrero.

Otro factor que pudo haber influido en las exportaciones aéreas fue el paro de camioneros en distintas zonas del país. De acuerdo a Claudia Soler, gerenta del Comité de Cerezas de Asoex, el paro de los transportistas «provocó bajas entre 30 y 50 por ciento en la carga de algunos barcos. Hubo un número importante de contenedores que no pudieron ser embarcados y que esperamos exportar dentro de las próximas semanas, recuperando así el volumen y flujo de carga».

Pese a esto, Soler destaca que «lo importante es que el término del paro se dio en un momento clave, por lo que no fue necesario parar las cosechas, lo que habría generado la pérdida de al menos 200.000 empleos, en un momento de la economía complicado para todas las familias chilenas».

Asimismo, Soler agregó que previo al paro de camioneros y para asegurar una temporada 2022-2023 normal, «como industria, Asoex ya estaba trabajando una estrategia con todos los actores de la cadena logística para destrabar nudos que la temporada pasada afectaron los envíos. De hecho, se presentó un documento con 12 medidas al Gobierno, donde algunos puntos que destacan son la diversificación de los puertos para enviar la fruta, lo cual, ya está ocurriendo, por ejemplo, con la salida de fruta, por primera vez, por el Puerto Ventanas, y con la salida del primer «Blueberry Express» por Puerto Coronel, lo cual, se llevará a cabo esta semana».

Llegar antes

Esta temporada, marcada por un muy temprano Año Nuevo Chino, marcará también un año complejo para los productores y exportadores, asociado a encarecimiento de costos locales como materiales, costos internos de embalaje que se han incrementado con la inflación, así como servicios de procesos de frío.

Eso, además, choca con precios que han estado más normales que de costumbre en China, de acuerdo información d Felipe Henríquez, Manager en Chile para la importadora china Shanghai Grandfruit, lo cual difiere con los precios que antes recibía la fruta temprana, en los meses de octubre o noviembre.

Pese a esto, Henríquez señala que a diferencia de temporadas pasadas, como específicamente la 2021-2022 donde hubo poca disponibilidad de vuelos, este año ha destacado por una gran disponibilidad entre vuelos comerciales tradicionales, así como los vuelos cargo donde los principales actores son China Eastern y Ethiopian Airlines.

«El desafío está en que China se va a enfrentar con un gran volumen, mayor al del año pasado y una semana antes de lo esperado, y eso va a permitir que la industria abra y mueva todos sus canales de distribución para mover la fruta», por lo que la tarea de quienes importan será mover los arribos de fruta lo más rápido posible, «para evitar que quede stock para después del año nuevo chino», Felipe Henríquez, Manager en Chile para la importadora china Shanghai Grandfruit.

«El año pasado, además, muy poca gente voló por temor a tener detección de virosis en destino. Actualmente las detecciones son muy bajas, y hay mucha disponibilidad de vuelos», detalla el representante de Shanghai Grandfruit, pero explica que lamentablemente «las condiciones comerciales no están siendo tan favorables, ya que hasta el momento no ha sido un gran año en términos de precios, y los altos costos asociados terminarían por recortar los márgenes de ganancias».

Este año, que se advirtió como un año complejo y más bien de transición hacia las temporadas que siguen, tendrá su peak con un gran arribo de cerezas a China que llegará entre el 15 y el 22 de enero, fruta que corresponde a la semana 51, que sería la última que obtendrá buenos precios en los mercados.

En ese sentido, Henríquez señala que el desafío está en que China «se va a enfrentar con un gran volumen, mayor al del año pasado y una semana antes de lo esperado, y eso va a permitir que la industria abra y mueva todos sus canales de distribución para mover la fruta», por lo que la tarea de quienes importan será mover los arribos de fruta lo más rápido posible, «para evitar que quede stock para después del año nuevo chino», cerró.

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Agrivoltaica para berries
India elimina barreras comerciales para productos estadounidenses
Los arándanos en Ucrania no sufrirán posibles heladas – opinión de expertos