Arándanos: La revolución de las nuevas variedades

Es en las cualidades organolépticas en donde se sitúan los elementos diferenciadores y las características que las hacen más competitivas, diferenciadoras o rentables frente a otras.

Constante crecimiento

En la crisis de pandemia mundial el mercado del arándano no ha dejado de crecer y avanza en una tendencia permanente de desarrollo mantenida desde hace más de una década. Paralelo a esto, el mercado de la genética, específicamente el de mejoramiento varietal, ha crecido de igual modo e incluso a una mayor velocidad.

El esfuerzo para producir nuevas alternativas varietales del cultivo no ha dejado de aumentar, por lo que el mercado de la genética de arándanos para la industria ya tiene un ritmo propio, con una oferta siempre nueva y muy variada.

El extenso mapa del arándano

En la próxima década se proyecta que la geografía de producción del arándano se extienda a regiones que necesitarán variedades cada vez más especiales, que se deberán adecuar a suelos o realidades climáticas muy distintas a la trayectoria biográfica del cultivo hasta estos días.

La extensión del mapa del cultivo del arándano ha impulsado al mercado de la genética a desarrollar más investigación y avanzar en el mejoramiento genético de las plantas para obtener nuevas alternativas, para satisfacer la creciente demanda de los nuevos productores que se integran y el necesario recambio varietal de los antiguos actores de la industria.

Para distintos gustos y necesidades

Los arándanos pertenecen al grupo de especies del género Vaccinium de la familia de las Ericáceas y es uno de los frutales comerciales más recientemente domesticado. La de mayor importancia es el Arándano Alto (Highbush), que representa más del 80% de las especies cultivadas. Le sigue la especie Ojo de Conejo (Rabbiteye), con una proporción de alrededor del 14%.

La especie Highbush, a su vez está dividida en variedades Southern highbush, para zonas de menor requerimiento de frío, y Northern highbush, de mayores requerimientos térmicos en receso invernal. La especie Rabbiteye es ideal para zonas que registran pocas horas de frío. Los centenares de variedades existentes son el resultado del cruzamiento de estas especies

En general, las variedades no se diferencian mayormente entre sí y mantienen un color o forma similar en sus frutos. En apariencia son difíciles de diferenciar con precisión para un ojo no experto. Es en las cualidades organolépticas en donde se sitúan los elementos distinguibles y las características que las hacen más competitivas, diferenciadoras o rentables frente a otras.

Calidad es la exigencia

Se trata también, de mejorar la calidad de los arándanos para satisfacer las altas exigencias de los consumidores que se multiplican por el mundo, muchas veces con distintas expectativas de consumo, según su cultura o costumbres locales.

En general, los detalles que determinan la calidad de las nuevas variedades, desde el punto de vista de las expectativas del productor, es primeramente la productividad de la planta, luego son las cualidades organolépticas del fruto lo que determina su mejor calidad y diferenciación, como el sabor, dulzor, mayor calibre, bloom, crocancia, y sobre todo la firmeza para enfrentar los largos viajes a los mercados de destino, que le permitan mantener las cualidades que la hacen diferente.

Un tema relevante para la industria

Esta disponibilidad varietal ha debido adaptarse también el desarrollo de nuevos manejos y técnicas de producción, como la hidroponía, con uso de coberturas de protección y sustratos en bolsas o macetas que reemplazan suelos precarios, no aptos, o carentes de recursos hídricos necesarios para el cultivo del arándano.

La revolución de las nuevas variedades y la genética vegetal que se ofrece a los productores de los diferentes países y regiones, que producen con distintos sistemas de manejo y en diferentes climas y condiciones, será un tema relevante que abordarán los principales especialistas en los Seminarios Internacionales de Blueberries que comenzarán el 2 y 3 de junio en Guadalajara, México, continuarán en Chile y finalizarán en Lima, Perú, el 24 de junio.

En los encuentros estarán presentes, además de los más reconocidos expertos, los principales viveros internacionales y los diferentes programas locales, por lo que también se contará con una amplia oferta de productos y alternativas de negocio para los productores y empresas agrícolas asistentes.

Fuente
Martín Carrillo O. – Blueberries Consulting

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

CE: No todos los cultivos modificados genéticamente deben recibir el mis...

Replantear los sistemas agroalimentarios para potenciar al sector agrícola

Salud, sabor y medio ambiente: algunas de las razones por las que se bus...