El Sistema de Calidad establecido para los arándanos chilenos

“La oferta mundial de arándanos está cambiando rápidamente y con ello los estándares de calidad exigidos por nuestros clientes…”

El Comité de Arándanos de Chile ha implementado un Sistema de Calidad enfocado en mantener la consistencia de la calidad de los arándanos chilenos. El objetivo de esta iniciativa es normar la industria, estableciendo requisitos mínimos de calidad para los arándanos de exportación en fresco que son embalados por las empresas adheridas al Comité.

El Sistema de Calidad se basa principalmente en el desarrollo y supervisión de 5 pilares fundamentales, que abarcan la industria de una manera integral, desde la elección de variedad de la planta y cada uno de los manejos hasta la poscosecha.

Primer pilar: Variedades

Este primer pilar trata de desincentivar el empleo de variedades de mala poscosecha e incentivar las buenas variedades, clasificándolas en tres grupos de acuerdo a su calidad y comportamiento de poscosecha, en base a la experiencia de los profesionales de las empresas asociadas, a la investigación realizada por la academia e institutos de investigación, a través de ensayos técnicos o del programa de verificaciones de calidad que ejecuta el propio Comité.

Grupo 1: Este grupo de variedades podrán ser exportadas en fresco, considerando los períodos de cosecha (“tercios”) y los mercados de destino. Aquí se incluyen las nuevas variedades y algunos ejemplos son Duke, Draper, Legacy, o Blue Ribbon.

Grupo 2: En este grupo se sugiere una mayor precaución para ser exportadas en fresco, dado que son variedades que han demostrado fragilidad, especialmente relacionado a la firmeza, como Jewel, O´Neil, o Ochlockonee.

Grupo 3: Este grupo de variedades se sugiere que no sean incluidas en los programas de exportación en fresco, como Elliot, Blueray, o Blueheaven.

Segundo Pilar: Manejos Precosecha

Aquí se trata de focalizar en aquellos manejos que afectan la firmeza y presencia de pudriciones, porque la falta de firmeza es uno de los parámetros de condición que más afecta la comercialización, y el control de plagas es fundamental para garantizar las exigencias de inocuidad.

Se debe realizar un manejo de precosecha que se enfoque en una poda y nutrición equilibrada y un riego adecuado, con el objetivo de construir una buena materia prima.

Finalmente, el control de plagas es fundamental para que la fruta no sea rechazada, por lo que es necesario realizar un análisis intra y extra predial, y monitorearlo para saber cuándo y cómo realizar un efectivo control integrado de plagas.

Tercer Pilar: Manejos de cosecha

Para cumplir con los nuevos requerimientos del mercado se debe realizar una buena gestión de cosecha, comenzando con una capacitación al personal que está relacionado con el proceso y contar con supervisores.

Aquí se aconseja comenzar la cosecha temprano y no hacerlo con temperaturas sobre los 30 °C, ni cuando la fruta se encuentra mojada, e iniciar la cosecha cuando se cuenta con un 10 a 15 % de fruta lista, que esté por sobre el 90% de color de cubrimiento. La frecuencia de cosecha es fundamental y no puede ser mayor a 7 días. Se sugiere que la fruta ingrese al acopio predial en un lapso no superior a los 30 minutos. Luego, es fundamental que la fruta sea llevada a frío lo más rápido posible, no superando las 4 horas desde el centro de acopio predial.

Cuarto Pilar: Manejos de poscosecha

Para mantener por más tiempo la calidad y condición de la fruta se debe utilizar cámaras húmedas, para determinar la presión de Botrytis en la fruta. Se sugiere realizar gasificación con anhídrido sulfuroso y se debe bajar la temperatura de la fruta con aire forzado.

Se debe realizar trazabilidad de la cadena de frio y estar monitoreando continuamente. Esto incluye el control de temperatura de la fruta que se está despachando, que se debe almacenar en cámaras de mantención, y que debe ser entre +0,5 a -0,5 °C para temperatura de pulpa.

Se debe realizar control de calidad en los puntos críticos desde que la fruta entra a la planta hasta que sea despachada (recepción de fruta a granel o embalada, antes de ingreso a la línea de embalaje, en la línea, revisar el comercial, revisar el soft, producto terminado y preembarque).

Quinto Pilar: Norma de Calidad

“La oferta mundial de arándanos está cambiando rápidamente y con ello los estándares de calidad exigidos por nuestros clientes”, argumenta el Sistema de Calidad, por lo que el objetivo de esta norma es establecer los requisitos mínimos de calidad para fruta terminada, que incluye a todos los arándanos de exportación en fresco que son embalados por las empresas exportadoras adheridas al Comité de Arándanos de Chile, las que a  su vez definen a los responsables de que se cumplan estos requisitos fijados.

Para más información, contactar a Sra. Julia Pinto, mail: jpinto@asoex.cl