“Estamos viviendo el cambio climático, pero hacemos poco por adaptarnos”

Entrevista: Alfonso Velásquez Tuesta, presidente ejecutivo de Sierra y Selva Exportadora.

Teo Zavala

Adaptarse al cambio climático es la clave para asegurar la alimentación del mundo. En ese sentido, lo que se hace es identificar algunas especies que se siembran en climas parecidos a los Piura para adaptarlos a esta región y producir. Tenemos que saber qué se puede sembrar dentro de cinco años cuando la temperatura se haya incrementado en 0,5 o un grado. Alfonso Velásquez Tuesta, presidente ejecutivo de Sierra y Selva Exportadora señala que para Piura hay dos posibilidades inmediatas: los arándanos y las frambuesas.

–¿Cómo está trabajando Sierra y Selva Exportadora para adecuarse al cambio climático?

–Del tema del cambio climático se habla desde hace mucho tiempo, pero nuestra tarea es llamar la atención hacia comportamientos que puedan prevenir sus efectos. Ya hemos hecho un evento con el Centro de Investigación de Agricultura Tropical (CIAT) de Colombia para homologar los espacios -Piura con el mundo- para producir. Es decir, que desde ahora podamos adaptar los productos que hay en otras partes del mundo y que se desarrollan en  condiciones parecidas a las que tenemos y tendremos en Piura.

–¿Y para nuestros cultivos, como el caso de la papa nativa?

–Primero debemos adaptar otros productos a nuestras condiciones. Eso es seguridad alimentaria. Que no nos sorprenda el cambio, que estemos adaptados desde hoy. Hay que probar, sembrar y conocer los mercados para los productos que se va a desarrollar.

–¿A nuestros productos también los están adaptando en otras latitudes?

–Fomentamos la adaptación; no vamos por la mitigación. Necesitamos saber dónde adaptar. Y la tendencia del cambio climático es “a más altura, más potencial productivo”; por ello nuestros productos los tenemos que ir subiendo en los pisos ecológicos, como es el caso de la papa nativa.

–¿Qué propuesta tiene Sierra y Selva Exportadora para nuevos productos?

–Ya hemos tomado algunas iniciativas y una de ellas es la siembra del arándano que está dando resultados importantes para la zona costera. Trujillo y Olmos ya están sembrando arándanos porque hay zonas de frío en dónde produce muy bien. Pronto estaremos en Piura sembrando también.

–Tener nuevos cultivos, sobre todo aquellos que nunca pensamos, ¿es una consecuencia positiva del cambio climático?

–Sí. Nosotros confiamos en que la frambuesa va a ser una respuesta para las zonas andinas y las zonas más frías de Piura, en donde se requiere cultivos de gran demanda y de poca inversión. Sembrar arándanos significa invertir 50 mil dólares mientras que una hectárea de frambuesa significa 10 a 12 mil dólares. Hay que invertir y salir de aquellos productos que han generado este círculo vicioso de pobreza extrema en la cual está sumergida nuestra gente.

–¿Cómo hacerlo con otros productos ?

–Si yo pudiera decidir en este momento, pediría que se forme un colectivo liderado por el Gobierno Regional, el Ministerio  de Agricultura y los medios de comunicación para aplicar los instrumentos de homologación, tal como los tiene Colombia. Al cambio climático debemos adaptarnos desde ahora. Debemos dejar de hablar y actuar. Estamos cansados de hablar de lo mismo. En Piura deberíamos de tener el observatorio de cambio climático.

–¿Esa es la respuesta?

–Hay que promover un colectivo y “hacer”. Hay que trabajar. Ya estamos viviendo el cambio climático, pero hacemos muy poco para adaptarnos.

–Sierra Exportadora inició la promoción de los berries. ¿Cómo le ha ido?

–Lo que hizo Sierra Exportadora fue llamar la atención del gran potencial de los berries. El arándano fue el instrumento con el que se dio la política de inclusión productiva. Decidimos liderarla. El primer mensaje fue que Perú tiene que convertirse en productor de berries. Abrimos la puerta para todos con el mensaje de Perú Berries, pusimos en vitrina el potencial del país y nos valió una época de bullying. Todos nos decían que estábamos locos promocionado los arándanos. Ahora el 10% del área la tienen los pequeños productores con 10 y 15 hectáreas. Entre todos hacen no menos de 300 hectáreas. Son personas que se han unido y ahí van cosechando y vendiendo con un retorno de 14 a 16 dólares por kilo. Tenemos estacionalidad, tenemos volúmenes y vendemos a China, un gran mercado.

–¿Este producto tiene mucho futuro?

–Sí, China no tiene el espacio ni el clima para sembrar. Chile sale en noviembre y Estados Unidos, en agosto. Nos queda setiembre y octubre a nosotros para vender.

–¿Y la frambuesa?

–La frambuesa requiere de más horas de frío y por ello es ideal para la sierra de Piura. El gobierno chileno ha logrado motivar 18 mil hectáreas. En el Perú, la pobreza histórica de la sierra nos obliga a pensar en este cultivo que tiene gran demanda y debemos aprovechar la oportunidad de que Chile tiene sus cultivos muy viejos y empezar a sembrar. Es una gran oportunidad.

–Sierra y Selva Exportadora promociona cultivos como el cacao, el café y el banano orgánico. Sin embargo, antes de que lleguen ustedes ya había un gran trabajo de los productores y otras instituciones.

–Seguimos trabajando con las centrales de productores y nosotros llegamos a dónde ellos no van. Somos más inclusivos. Queremos que los mercados lleguen a más productores, les damos  asistencia técnica. Somos promotores y nos jactamos de haber llegado a más personas. Estamos haciendo cosas nuevas como los quesos madurados, promocionando la crianza de cabras lecheras, entre otras cosas. Todo ello implica un gran trabajo, como pasteurización, limpieza en el ordeño, etc.

–¿Hay potencial para el queso de cabra?

–El queso de cabra es un negocio extraordinario que puede ayudar a mejorar a las poblaciones del bosque seco. Nos encantaría participar más en este proyecto, unirnos a los municipios que deben usar el Procompite, que es el 10% de su presupuesto para financiar proyectos productivos. Los alcaldes no quieren invertir en el fomento de la asociatividad.

–Procompite no da dinero sino bienes y servicios…

–Pero eso ayuda. Comprar una maquinaria es muy importante, tener especialistas, asistencia técnica

–Piura ha lanzado un Procompite para cacao, banano orgánico y artesanía. Sin embargo, la provincia de Piura tiene muy poca de esa producción…

–Se puede presentar proyectos que le den valor agregado al cacao. Por ejemplo, pequeños productores de chocolates, contratar diseñadores para mejorar los sombreros. Estamos muy interesados en que los piuranos vendan los sombreros en Lima. ¿Por qué tienen que comprar sombreros ecuatorianos cuando hay muy buenos productos en el país? En el verano quisiéramos que nos apoyen para tener un stand en la zona del sur para que los artesanos vendan sus productos de paja toquilla. Solo así podemos ayudarlos. Comprándoles lo que producen.

Fuente: Eltiempo.pe

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Exportaciones de frutas chilenas crecen 9% en primer semestre de 2024
INIA y U. de Chile invitan a revisar las últimas tendencias en manejo y ...
“En Perú estamos más preocupados de cuidar los cultivos que de la cantid...