Fallo en Caso Salvaguardias pone fin a una gestión que nació destinada al fracaso

En su momento dijimos que había argumentos para sostener que “esta amenaza no prosperará, por razones políticas, jurídicas de comercio internacional, y de argumentos objetivos fáciles de comprobar, por lo que posiblemente este episodio, a partir del 11 de febrero, se convierta solo en un mal recuerdo para la industria global del arándano”.

El reciente fallo de la Comisión del Comercio Internacional de Estados Unidos (USITC, por sus siglas en inglés), que ha señalado de manera categórica que los arándanos frescos, congelados, o refrigerados, importados por el mercado estadounidense no causan daño grave a la industria local, es una señal muy potente para todos los productores del mundo del arándano, en el sentido que mientras se mantengan prácticas leales en el mercado, no hay nada que temer.

Con esto se consolida el carácter global de la industria del arándano. En las instancias de regulación de comercio internacional por las que nos regimos hay reglas, y éstas son claras, y en este caso se han aplicado de manera correcta e inapelable, porque justamente están hechas para impedir que un país establezca de manera arbitraria o unilateral barreras proteccionistas locales a un producto demandado libremente por sus consumidores.

Un Fallo anunciado

De este episodio sacaremos muchas lecciones en adelante, y los expertos y analistas ya nos compartirán sus conclusiones. En estas páginas, desde un comienzo anunciamos lo improcedente de la solicitud de los productores estadounidenses al solicitar la Salvaguardia, y vaticinamos con anticipación que la gestión estaba destinada al fracaso.

En su momento, dijimos que había argumentos para sostener que “esta amenaza no prosperará, por razones políticas, jurídicas de comercio internacional, y de argumentos objetivos fáciles de comprobar, por lo que posiblemente este episodio, a partir del 11 de febrero, se convierta solo en un mal recuerdo para la industria global del arándano”, y así será.

Ver columna de opinión aquí

Industria colaborativa

Otro de los resultados positivos que deja este episodio, es la creación de la Coalición del Arándano para el Progreso y la Salud, que se organizó de manera colaborativa entre los distintos actores de la industria del arándano para defender el derecho de producir y comercializar la fruta en EEUU, sin restricciones injustificadas. Esperamos que esta instancia se proyecte en el tiempo en la defensa y desarrollo de la industria en sus distintas proyecciones y alcances.

Es un momento importante por el que ha pasado la industria internacional del arándano y hay motivos para celebrar. Lo importante es continuar manteniéndose correctamente dentro de los parámetros de la libre y sana competencia, porque si la industria actúa siempre en el marco de las buenas prácticas comerciales, nadie debe tener temor para regirse por las leyes de la oferta y la demanda, sin restricciones.

Fuente
Blueberries Consulting

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Onubafruit, primera productora de berries en España aunque reduce un 11%...
Gran asistencia de la industria al Field & Forum de Fall Creek en G...
Agroexportadores piden estabilidad política y social, seguridad e infra...