Caso Salvaguardias EEUU: Una amenaza que no prosperará

El consumo de arándanos en EEUU está en un máximo histórico de 1,79 libras por persona, lo que significa un aumento de más del 300% desde 2005. Los productores locales no son capaces de cubrir estas cifras, por lo que restringir las importaciones de arándanos solo afectaría gravemente a los propios consumidores estadounidenses.

La industria global del arándano se enfrenta por primera vez a un reclamo internacional, en el contexto de la Organización Mundial de Comercio (OMC), para que se establezca una salvaguardia a las importaciones del principal mercado del arándano, argumentando que éstas han causado un daño grave a los productores locales.

La gestión se materializó por medio del Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés), que el 29 de septiembre de 2020 presentó su solicitud de la Sección 201 sobre arándanos frescos, refrigerados y congelados al Centro de Comercio Internacional (ITC, por su sigla en inglés) para que desarrolle una investigación y dirima sobre la solicitud interpuesta.

Claramente la gestión tiene más característica de amenaza que de recurso jurídico legítimo ajustado a los acuerdos comerciales internacionales, ya que adolece de los fundamentos objetivos necesarios para que un organismo internacional neutral, como el ITC, que depende tanto de la OMC como de las Naciones Unidas, pueda fallar a favor de EEUU y aconseje una salvaguardia a las importaciones de arándanos a ese país.

Son muchos los argumentos que permitirían sostener que esta solicitud no prospere, pero enumeramos sólo algunos:

Contexto político

Durante las negociaciones del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), algunos productores de EEUU solicitaban una disposición que les permitiera presentar casos de operaciones de derechos antidumping y compensatorios (AD / CVD) contra México, pero la disposición no se incluyó en el T-MEC, principalmente debido a las posibles represalias, tanto de México como de Canadá contra exportaciones agrícolas de productores estadounidenses. Sin embargo, a cambio, la administración Trump prometió a esos productores que tomaría medidas para abordar sus demandas, lo que se concretó con ocasión de la última campaña electoral, desarrollando el informe del USTR que indicó la solicitud de acción de salvaguardia global 201 sobre las importaciones de arándanos.

Si lo analizamos en un contexto político, el 11 de febrero, en la administración de Joseph Biden, se emitirá el fallo del ITC que decidirá sobre la solicitud del USTR. Si el fallo es favorable a la petición, antes del 29 de marzo deberá recomendar al Presidente que tome medidas de salvaguardias a la importación de arándanos, una decisión que el Presidente podrá aceptar o rechazar, teniendo como fecha límite para ello el 27 de mayo.

En una mirada muy simple, aunque la solicitud del USTR prospere en el ITC, es muy probable que la nueva administración estadounidense, ajena al reclamo y más propensa al libre comercio internacional, no espere hasta el 27 de mayo para tomar una decisión y definitivamente no implemente ninguna medida que lesione las buenas relaciones comerciales con los países vecinos ni con el resto de los países latinoamericanos.

Aspecto jurídico

El Acuerdo sobre Salvaguardias de la OMC establece las normas para la aplicación de medidas de salvaguardia de conformidad con el artículo XIX del GATT de 1994. Concretamente, las medidas de salvaguardia se definen como “aquellas de urgencia con respecto al aumento de las importaciones de determinados productos que hayan causado o amenacen causar un daño grave a la rama de producción nacional del miembro importador” (OMC, 2017).

Los datos objetivos

En un análisis económico de la dinámica competitiva en el mercado de arándanos frescos de EEUU, del 29 de diciembre de 2020, realizado por Thomas J. Prusa, publicado por el recientemente conformado Blueberry Coalition for Progress and Health, la revisión de la industria del arándano estadounidense demostró que no está sufriendo un “daño grave” y que el aumento de la competencia interna fue la principal causa de los cambios de precios durante el período.

Los datos son bastante claros, según el estudio, la industria estadounidense del arándano ha crecido durante el período que reclama y seguirá creciendo en el futuro. Entre 2015 y 2019, la producción nacional de fruta fresca ha aumentado un 21%, la de congelados en un 20%, la superficie plantada ha aumentado en un 15%, la superficie cosechada en un 18%, y más de 15,000 acres están actualmente en desarrollo, lo que equivale a un aumento del 16% de los acres que se cosecharán en uno o dos años.

Importaciones complementarias

En primer lugar, el estudio demuestra que el aumento de las importaciones no fue un fenómeno “imprevisto”, sino que han aumentado gradualmente en los últimos cinco años, pero su impacto es atenuado:

  • El 90% de la oferta nacional se produce en solo 20 semanas, durante el verano, y solo el 20% de las importaciones ingresan a EEUU en el peak de temporada, por lo que el aumento de las importaciones durante la temporada alta es pequeño.
  • El 86% del aumento de las importaciones se ha producido en las semanas de menor actividad. Como resultado, para casi todas las semanas del año las importaciones y la oferta nacional son complementarias, no sustitutos.

El consumo estadounidense de arándanos está en un máximo histórico de 1,79 libras por persona, lo que significa un aumento de más del 300% en la demanda per cápita desde 2005. Los productores locales no son capaces de cubrir estas cifras, por lo que restringir las importaciones de arándanos en el mercado de EEUU solo afectaría gravemente a los propios consumidores estadounidenses.

Hay muchos más argumentos para sostener que esta amenaza posiblemente no prosperará, por razones políticas, jurídicas de comercio internacional, y de argumentos objetivos fáciles de comprobar, por lo que posiblemente este episodio, a partir del 11 de febrero, se convierta solo en un mal recuerdo para la industria global del arándano.

Fuente
Martín Carrillo O. – Blueberries Consulting

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

CE: No todos los cultivos modificados genéticamente deben recibir el mis...

Replantear los sistemas agroalimentarios para potenciar al sector agrícola

Salud, sabor y medio ambiente: algunas de las razones por las que se bus...