FMI espera que las interrupciones en la cadena de suministro global se prolonguen hasta bien entrado 2022

Los trastornos del sector se han convertido en una de las clave de las bajas expectativas del crecimiento global.

El mal desempeño de la cadena de suministro, junto al impacto de la variante Ómicron y la inflación, es uno de los factores decisivos citados por el Fondo Monetario Internacional que contribuirían a amortiguar el crecimiento de la economía global en 2022, la que alcanzará un 4,4%, según expone el organismo en su «informe Perspectivas de la economía mundial». La cifra es inferior al 5,9% estimado para 2021 e implica una rebaja de medio punto porcentual respecto a su última proyección de octubre, según reporta WSJ.

El descenso será más pronunciado en EE.UU. -un 4%, lo que supone una rebaja de 1,2 puntos porcentuales respecto a la estimación de octubre-, la mayor rebaja para cualquier país importante o grupo importante países para los que el FMI realiza previsiones.

Gita Gopinath, del FMI, explicó que se esperaba que el enorme estímulo económico federal condujera a un aumento de la inflación, pero que, sin embargo, las persistentes interrupciones de la cadena de suministro son las que impulsaron las cifras hacia su nivel más alto en una generación. La inflación estadounidense superó el 7% en diciembre, según un informe anterior del Departamento de Trabajo, la más alta desde 1982.

La anterior previsión económica se realizó antes de que la variante Ómicron del COVID-19 desencadenara una oleada de infecciones e interrupciones en las empresas. Y aunque el FMI estaba al tanto de los cortes en la cadena de suministro del año pasado, éstos se han resuelto más lentamente de lo previsto. «Cuanto más tiempo persistan, más probable será que se transmitan a las expectativas de precios más altos en el futuro y mayor será el riesgo para la economía mundial», dijo el FMI sobre los problemas del sector.

El FMI estima que los daños ya son considerables, ya que las interrupciones de la cadena de suministro mundial reducirán entre 0,5 y 1 punto porcentual el crecimiento del producto bruto mundial en 2021, además de añadir 1 punto porcentual a la inflación básica, que excluye los precios de los alimentos y la energía.

Otros países también sufrieron importantes rebajas. El FMI recortó sus perspectivas para China en 0,8 puntos porcentuales, hasta el 4,8%, señalando que los problemas del sector inmobiliario chino han sido un lastre para su economía. En tanto, el crecimiento de la Eurozona se redujo en 0,4 puntos porcentuales, encabezados por un recorte de 0,8 puntos porcentuales en el crecimiento de Alemania.

Punto de inflexión

Las cadenas de suministro mundiales en este minuto se acercan a un punto de inflexión que contribuirá a determinar si la crisis logística mundial disminuye pronto o continuará acicateando la inflación hasta bien entrado el año 2022 y frenando el crecimiento. El FMI, no tiene muchas esperanzas en un giro. Así al menos lo expresa Gopinath, al afirmar que «la perspectiva del sector es que las interrupciones de la oferta seguirán siendo elevadas hasta mediados de este año, y luego mejorarán gradualmente».

El Año Nuevo Lunar (martes 1 de febrero) que se celebra en China y en la mayor parte del Lejano Oriente coincide con la temporada alta de envíos, y pese a las estimaciones del FMI, los  economistas han presentado una serie de modelos con la esperanza de detectar los primeros signos de alivio en el comercio mundial.

En ese análisis una de las grandes incógnitas es si la febril demanda de los consumidores y las empresas empezará a disminuir, permitiendo que las economías vean por fin una cierta relajación en los atascos de la cadena de suministro. En este sentido los indicadores del sector privado y oficial están siendo muy solicitados, ya que todavía existe mucha incertidumbre.

El último índice de restricción de la oferta de Bloomberg Economics para EE.UU. muestra que la escasez ha tendido a reducirse modestamente durante los últimos seis meses. Aun así, las tensiones siguen siendo elevadas, y la ola de ausentismo laboral se suma a los problemas a principios de 2022.

Por otro lado, el tráfico portuario muestra que la congestión de los contenedores continúa perturbando la cadena de suministro de EE.UU., desde Charleston, Carolina del Sur, hasta la USWC. El recuento de los buques que hacen cola para atracar en los puertos gemelos de Los Ángeles y Long Beach, California, continuó extendiéndose hasta aguas mexicanas, sumando 111 buques a última hora del 23 de enero, casi el doble que en julio de 2021.

En el centro de la escena

De esta forma, las cadenas de suministro, cuyo análisis de reducía al ámbito de los expertos en comercio y organización industrial del sector, «han pasado a ocupar el centro de la escena como motor crítico de una inflación desorbitada y como obstáculo para la recuperación», dijo el economista jefe de Bloomberg, Tom Orlik., prueba de ello es la proliferación de índices que buscan detectar la evolución de los atascaos en la cadena de suministro.

Sin embargo, Orlik, aporta con un pequeño baño de realidad: «La profusión de nuevos índices y rastreadores no va a desatascar las arterias de la economía mundial más rápidamente. [Más bien] Deberían dar a los responsables políticos y a los inversores una mejor idea de lo rápido -o lento- que estamos volviendo a la normalidad».

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El Día Mundial de las Abejas se enfoca en proteger a los polinizadores

Líneas de batalla dibujadas para la confrontación de tarifas de envío

Westfalia impulsa las credenciales verdes obteniendo la acreditación Car...