IFG: Las cerezas de maduración temprana y las uvas de sabores exóticos ganarán terreno en 2023

International Fruit Genetics publicó recientemente su pronóstico para 2023 de las tendencias de mejoramiento de frutas con un enfoque en las cerezas y las uvas de mesa. Según la compañía, el mercado pronto verá más variedades de uva con sabores únicos, así como una mayor producción de cultivares de cereza de bajo enfriamiento, siendo este último la respuesta de la industria al calentamiento global .

Según IFG, el año pasado se destacó el impacto negativo del cambio climático en la producción de cerezas y se espera que este problema se agrave en 2023. Para desarrollar flores y frutos, los cerezos requieren una cierta cantidad de tiempo de inactividad en temperaturas frescas. Sin embargo, el cambio climático ha acortado el tiempo de enfriamiento y ha provocado un aumento de las temperaturas invernales, causando estragos en los cultivos de cerezas en todo el mundo. La introducción de nuevas variedades de cerezas de bajo enfriamiento se considera un paso crucial en la adaptación de la industria a los patrones climáticos fluctuantes.

Además de desarrollar variedades de cerezas resistentes al calor, los cultivares de bajas temperaturas abren la puerta a los mejoradores y productores de cerezas en áreas de plantación no tradicionales, lo que debería permitir una mejor producción en regiones más cálidas como el sur de California, Israel y Egipto, dijo IFG.

“El objetivo de un programa de cerezas con poco frío es empezar temprano y con poco frío, lo que significa que la fruta necesitará menos horas de frío durante el transcurso del invierno”, explica Alwyn van Jaarsveld, director comercial internacional de cerezas de IFG. Destacó que al adelantar el período de maduración, los amantes de la cereza podrán disfrutar de la fruta antes del inicio habitual de la temporada.

“Vemos que estas cerezas de bajo enfriamiento se plantan en más lugares que nunca, lo que permite un mejor mantenimiento del suministro al comercio minorista”, continúa van Jaarsveld. En su opinión, la nueva tendencia permite a los minoristas crear una oferta más estable y evitar que los clientes se sientan frustrados por la disponibilidad de fruta de temporada “ahora me ves, ahora no”. Esto agrega otra ventaja a los nuevos cultivares, lo que los convierte en un éxito potencial en 2023.

Con respecto a las uvas de mesa, IFG pronostica que el mercado verá más variedades con sabores exóticos que buscan satisfacer los gustos extravagantes de los consumidores. Durante la última década, los paladares de los amantes de la uva se han vuelto más sofisticados, obligando a la industria a seguir ajustándose y desarrollando nuevas estrategias. Sorprender y deleitar será un lema del presente año.

“Hoy en día, las uvas de mesa pueden ser especiadas, mentoladas o tener un sabor y aroma tropical. Algunas saben un poco a caramelo o fresas, e imaginen uvas que contienen un ligero acento floral o de papaya”, dijo Jennifer Maguire, gerente comercial internacional de uva de mesa de IFG. Según IFG, los sabores más eclécticos pueden beneficiar no solo a los amantes de la fruta sino también a los minoristas al ofrecerles formas no convencionales de comercializar sus productos y, por lo tanto, aumentar sus ventas.

IFG es la empresa de cultivo de frutas más grande del mundo y actualmente posee patentes para más de 48 variedades de uva de mesa y 10 variedades de cerezas dulces. Fundada en 2001 y con sede en Bakersfield, California, IFG patenta y otorga licencias de sus variedades de frutas a comerciantes y productores de todo el mundo.

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Las berries y frutas de Marruecos y Egipto despiertan gran interés en Ka...
“Rumanía se convierte en un origen estratégico, ya que cubrirá una...
“Apoyamos la reducción de la jornada y esperamos se aplique la hora comp...