La importancia de controlar el estrés abiótico

Manejar estos aspectos en la producción agrícola y sus manejos es vital para tener resultados de un mejor rendimiento productivo o de una mayor calidad en la fruta, entre otros objetivos.

Los cultivos y todo lo que los rodea están influenciados por diversos factores no vivos del ecosistema, como las condiciones atmosféricas, los recursos hídricos, los gases, las concentraciones de sustancias orgánicas e inorgánicas, o los flujos de energía, los que se denominan factores abióticos.

El agua, el aire, la temperatura, la luz, el pH, la salinidad del suelo, la humedad, el oxígeno y los diferentes nutrientes, entre otros, son factores abióticos que impactan en la actividad productiva y se deben desarrollar estrategias y manejos para controlarlos.

Humedad y pH

En el caso del suelo, el contenido de humedad ejerce una influencia significativa en los niveles de oxígeno (O2) dentro de él, lo que afecta tanto a la actividad de las vías metabólicas microbianas como a la composición de la comunidad microbiana.

En el caso del pH del suelo la diversidad microbiana está restringida a sus diferentes niveles bajos y altos, y aumenta a niveles moderados de pH del suelo. El pH afecta la actividad enzimática, la disponibilidad de nutrientes y el metabolismo microbiano, influyendo así en la composición de esta.

Efecto abedul

La transición de condiciones secas a húmedas puede desencadenar un fenómeno conocido como efecto abedul, caracterizado por un aumento pronunciado en los procesos de respiración y nitrificación dentro del suelo.

En condiciones donde los nutrientes son escasos, las bacterias pueden formar interacciones favorables que se coordinan a través de la detección de quórum, mientras que disminuyen la cooperación en condiciones donde los nutrientes son abundantes.

Estructura de suelo

Con la disminución del tamaño de las partículas (menos de 0,25 mm de diámetro) en la estructura del suelo, la disponibilidad de oxígeno (O2) se ve limitada, promoviendo así la proliferación de bacterias con capacidades metabólicas anaeróbicas.

Dentro de los macroagregados (más de 0,25 mm de diámetro), donde la concentración de O2 es mayor, las bacterias tienden a adoptar una condición aeróbica.

Por otra parte, la abundancia de hongos exhibe una correlación positiva con la estabilidad de los macroagregados dentro de la estructura del suelo.

Temperatura

Diferentes bacterias crecen de manera óptima a diferentes temperaturas del suelo, y los cambios de temperatura pueden cambiar la composición de las comunidades microbianas, pero definitivamente la temperatura del suelo afecta las tasas de crecimiento microbiano y las actividades metabólicas.

Estos son algunos de los aspectos relacionados a la influencia de los factores abióticos en los cultivos, en este caso el suelo, por lo que manejar estos aspectos en la producción agrícola y sus manejos es vital para tener resultados de un mejor rendimiento productivo o de una mayor calidad en la fruta, entre otros objetivos.

Estrategias

El doctor en Ciencias y biotecnólogo polaco Michal Slota es un reconocido especialista en I&D y un gran comunicador científico, autor de numerosos artículos y publicaciones relacionadas a los diferentes cultivos, comunidades microbianas, suelo, factores abióticos, aplicaciones y diversos aspectos relacionados con la ciencia en la agricultura.

Este especialista abordará el tema de las “Estrategias para manejar el estrés abiótico a través de la nutrición vegetal” en el próximo XXVIII Seminario Internacional de Blueberries que se realizará el 13 y 14 de septiembre en los salones del Hotel Les Dunes D’or Centre De Congrès, en la ciudad de Agadir, Marruecos.

Para consultar por los stand disponibles haz click AQUÍ

Para adquirir tu entrada al evento 100% presencial haz click AQUÍ

Fuente
Blueberries Consulting

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Chile alcanza un récord histórico en exportación de frutas frescas
Los frutos rojos impulsan las exportaciones agroalimentarias onubenses d...
¿Existen alternativas al plástico?