ProChile destaca a Dubái como nuevo destino de los berries de Ñuble

El sector de la fruta fresca chilena ha mostrado buenos resultados durante los primeros meses de 2020, pese al fuerte impacto en el comercio internacional del Covid-19. Pese al cierre de restaurantes y hoteles en todo el mundo, la población ha seguido consumiendo productos frescos, a través de la venta en cadenas de supermercados, delivery y el comercio electrónico, según lo señala ProChile.

El agregado comercial de ProChile en Dubái, en los Emiratos Árabes Unidos, Carlos Salas, reconoció que “el sector retail está afectado por menores llegadas de turistas y el cierre de tiendas no esenciales. Sin embargo, la dependencia alimentaria de Medio Oriente es una de las más altas a nivel mundial, eso ha hecho crecer el interés por productos chilenos como las nueces, salmón congelado, manzanas frescas, uvas frescas y berries congelados”.

Este último producto es el que elabora la empresa Juhinej que exporta frambuesas, mora cultivada, arándanos, uva y kiwi. “Nuestro fuerte son congelados de fruta orgánica y en particular arándano y frambuesa”, explica Ivette Aedo, gerente de operaciones de Juhinej.

Se trata de fruta que tiene una certificación internacional que permite garantizar que “es proveniente de sistemas holísticos de gestión de la producción en el ámbito agrícola, pecuario o forestal, que fomenta y mejora la salud del agroecosistema y, en particular, la biodiversidad, los ciclos y la actividad biológica del suelo”.

Aedo indica que la empresa hasta este año exportaba a Norteamérica, Europa, Asia y algunos países de Latinoamérica, como Colombia, Brasil, República Dominicana y Puerto Rico, pero que no estaba presente en Medio Oriente. “Por eso nos pone muy contentos esta primera orden de compra a Dubái, que acabamos de despachar por vía marítima. Se trata de sachets de fruta de 300 gramos, frambuesa, mora y arándano, lista para consumir. Los sachets están etiquetados en árabe para su venta directa en supermercados”.

Carlos Salas destacó que “el ingreso es a la cadena de retail orgánico más importante de Dubái: “Organics Food and Cafe”.

El barco demora 37 días desde los puertos chilenos hasta los Emiratos Árabes Unidos. “Toda la carga lleva un sistema de control digital de la temperatura, que garantiza la cadena de frío durante todo el viaje”. La fruta orgánica proviene de las regiones de Ñuble, Biobío y La Araucanía. “Pero el 90% de nuestros proveedores se concentran en la comuna de Coihueco”, señaló Aedo.

Mercado de orgánicos

Para la directora de ProChile Ñuble, Ingrid Quezada, “este nuevo destino es una buena señal, porque pese a los tiempos difíciles que estamos viviendo, podemos decir que es posible seguir trabajando en nuestras exportaciones, diversificando mercados, en un momento tan importante para garantizar el ingreso y el sustento de miles de familias del campo chileno”.

Quezada aseguró que “la región de Ñuble tiene la mayor cantidad de producción y exportación de berries de Chile, especialmente arándanos y es la región que más productores orgánicos tiene, cerca de 600 agricultores certificados, que equivale a un 85 % del total que tenía cuando estaba unida a la región del Biobío, especialmente en rubros frutales como los berries, manzanas y kiwis, hortalizas y hierbas medicinales, según la información obtenida de la Asociación gremial de agricultores orgánicos y agroecológicos de la región de Ñuble.