Ricardo Polis advierte de los desafíos de Perú en la industria del arándano

“El desafío para Perú es que hay que pensar en el recambio varietal. Se deberían buscar variedades productivas más eficientes en costos. Que ofrezcan una fruta de mayor calibre, que sea atractiva y más eficiente a la hora de cosecharla. También potenciar una mayor firmeza en el tiempo y una mejor combinación de acidez – brix para ofrecer una mejor experiencia en el consumo”

Ricardo Polis es de profesión ingeniero industrial y comenzó su vida laboral en el mundo metal mecánico. Desde hace 30 años está ligado a la agricultura, abordando diferentes áreas de la cadena alimentaria. Fue gerente general del Consorcio de Productos de Frutas (CPF), de la Agrícola Hoja Redonda y Bodega Viñas de Oro, también fue presidente de Procitrus, y de la Asociación de Gremios Productores Agrarios del Perú (AGAP).

“He hecho de todo, yo he vendido fruta, después pasé a ser productor y ahora estoy en la génesis, vendiendo plantas a la industria de producción. Por lo tanto, soy medio comodín”, declara a los medios.

Desde 2017 es parte de Fall Creek y actualmente es director regional de América del Sur de Fall Creek Farm & Nursery, Inc. Como reconocido especialista participó en el XIX Seminario Internacional de Blueberries que se realizó el pasado 9 y 10 de marzo en Lima, exponiendo sobre “Las claves del éxito peruano y desafíos futuros a enfrentar”.

Contexto histórico

En la ocasión hizo un extenso recuento de los principales elementos que podrían explicar el éxito peruano de la industria exportadora de arándanos y de la industria agroexportadora peruana en general, enumerando una decena de momentos históricos realizados, tanto por el Estado peruano como por el mundo privado de la empresa y la producción agrícola. Concluyendo y destacando que ha sido el esfuerzo mancomunado de los diferentes actores – públicos y privados –  lo que ha permitido a la industria agroexportadora peruana alcanzar los logros de los que goza en la actualidad en el mercado mundial.

Principales desafíos

En el campo de los desafíos es enfático en advertir que las ventanas de las que gozaba Perú en el mercado mundial se acabaron y que los precios se ajustaron, por lo que “es en esta realidad en la que debemos planificar”.

Agua y mano de obra

“Hay que abordar el problema del agua en la agricultura peruana, que en su mayoría se ha desarrollado en la costa, que es un desierto. Hay trabajos interesantes en la sierra peruana, que es en donde hay más agua, pero para los que estamos en el desierto esto es un gran reto. En este marco yo seguiría desarrollando la alternativa de producción en macetas, con riego tecnificado y mucho más control. También la mano de obra en muchos países es un problema, por lo que la alternativa es la mecanización. Les adelanto que ya se están desarrollando variedades que puedan cosecharse de manera mecanizada”, advierte.

Consumo y mercados

En la variante de potenciar el consumo interno, Ricardo Polis insiste en su llamamiento a la empresa privada y al Estado peruano, los que, según su opinión, deben estar trabajando en conjunto, “porque hay que promocionar fuertemente el consumo, y de esta forma se puede difundir y abrir también nuevos y mejores mercados”.

Infraestructura

“Tenemos que apoyar e insistirle al Estado para que siga construyendo y mejorando la infraestructura, vías de transporte y comunicación, puertos, aeropuertos, internet, educación, centros de capacitación, etc, y sobre todo los proyectos de irrigación que están parados. Debemos exigir que se concluyan esos proyectos. Hablo específicamente de Chavimochic III y Majes Siguas II, que en teoría debieran estar listos. Si estos proyectos se desarrollan, podríamos tener entre 150 mil y 200 mil puestos de trabajo formales para el Perú”, asegura.

Mejor fruta

“Por último, el desafío para Perú es que hay que pensar en el recambio varietal. Se deberían buscar variedades productivas más eficientes en costos. Que ofrezcan una fruta de mayor calibre, que sea atractiva y más eficiente a la hora de cosecharla. También potenciar una mayor firmeza en el tiempo y una mejor combinación de acidez – brix para ofrecer una mejor experiencia en el consumo”.

El experto advierte a los productores y empresas relacionadas que ya existen en el mercado variedades produciendo una fruta más grande y de mejor sabor, “y una vez que exista una masa crítica suficiente los supermercados comenzarán a pedir esas frutas y debemos estar listos, porque lo estarán exigiendo. Nos va a pasar la misma historia que nos ha pasado en mandarinas y uvas…que van a empezar a desplazar a las variedades antiguas para reemplazarlas por estos mejores productos”, finaliza.

Fuente
Martín Carrillo O.- Blueberries Consulting

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Driscoll’s acepta los términos para la adquisición de Berry Gardens

Análisis del panorama mundial de la producción de arándanos

Paula del Valle analizará las variedades de Perú y su comportamiento pos...