Capacidad de crecer y comerciar de China es fundamental para avanzar en recuperación global, dice gremio exportador chileno

China es uno de los principales mercados para la fruta fresca chilena y los exportadores chilenos buscan ampliar las oportunidades en ese país, primer destino de la cereza producida en los valles de la zona centro-sur, que recibe el 88% de la producción anual, lo que equivaldría esta temporada a 83 millones de cajas de cinco kilos.

La capacidad de crecimiento de la economía china y el potencial de intercambio comercial del país asiático es primordial para avanzar en la recuperación global tras la pandemia, en medio de la crisis económica que azota al mundo, afirmó a Xinhua el presidente de la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile (ASOEX), Iván Marambio.

“Hoy en este mundo globalizado, interconectado, la capacidad de crecimiento y de intercambio comercial de una potencia como lo es China es fundamental para el crecimiento global. Sin el movimiento que genera China en el mundo, especialmente en países como Chile, no habría crecimiento en el resto del mundo”, afirmó Marambio.

El líder de la ASOEX visitó China de norte a sur en enero pasado, en plena temporada de exportación de cerezas chilenas, un fruto rojo muy apreciado entre los consumidores chinos por su sabor dulce e intenso color.

El motor de este recorrido de casi diez días fue reafirmar a China como uno de los principales mercados para la fruta fresca chilena y ampliar las oportunidades en ese país, primer destino de la cereza producida en los valles de la zona centro-sur, que recibe el 88% de la producción anual, lo que equivaldría esta temporada a 83 millones de cajas de cinco kilos.

“Empezamos el viaje en Dalian, luego nos fuimos a Shanghai, pasamos por Shenzhen, Guangzhou (…) Tuvimos la posibilidad de reunirnos con gente de los puertos, de cadenas de supermercados, del e-commerce (…) Estuvimos con mercados mayoristas, autoridades, importadores, recibidores y exportadores chilenos allá”, explicó Marambio.

La gira calzó con la flexibilización de las medidas en China para optimizar la respuesta a la COVID-19, un plan que comenzó el 8 de enero pasado con la apertura de fronteras. Marambio aterrizó en ese país el 10 de enero, a dos días de haber retornado la normalidad a China, ad portas de la celebración del Año Nuevo Lunar, el 22 de enero pasado.

“La idea era estar de inmediato allá en cuanto se levantaran las restricciones de COVID-19 (…) Para nosotros es muy relevante el mercado chino, no solo por las cerezas, sino que por toda nuestra fruta. Nos interesaba dar una señal de que es un mercado tremendamente importante”, señaló el líder gremial.

Para Marambio, quien viajó a China por última vez en 2018, fue “impresionante” la situación de naturalidad que encontró en China, así como la modernización en infraestructura llevada a cabo en el periodo de cierre. Esto, después de tres años de alertas por la pandemia.

“Eso habla de la resiliencia de la población y de la economía china”, dijo.

El representante destacó la agilidad en los trámites, el ajetreo de las ciudades y los puertos, junto con la alta afluencia de público en los mercados que recorrió; una buena noticia para los productores locales que compiten por la preferencia del “sofisticado” consumidor chino.

“China va a la cabeza de la evolución del consumidor mundial (…) El consumidor chino es muy exigente, la calidad es fundamental (…) Es impresionante ver al consumidor revisando la fruta, quiere llevar el mejor producto, un buen producto”, comentó Marambio.

Mencionó a su vez que la explosión incomparable del comercio electrónico en China evolucionó la forma en que los compradores adquieren los productos, con lo que los comerciantes del país sudamericano han debido adaptarse a esta tendencia creciente.

Para ello, ASOEX renovó recientemente con el Grupo Alibaba un acuerdo de cooperación dedicado a analizar las preferencias del consumidor en China en cuanto a canales de compra, tipo de producto, medios de pago, entre otros.

“Para nosotros es inimaginable una disminución de la potencialidad de China o un cambio en su relacionamiento con el mercado chileno. Es fundamental para nosotros”, recalcó el directivo al respecto.

En las últimas décadas, Chile se ha consolidado como un país netamente exportador con una política de apertura económica al mundo que promueve el intercambio comercial, lo que funciona como propulsor de su economía interna.

En ese camino, China logró en 2009 convertirse en el principal socio comercial del país sudamericano y entre los primeros destinos de productos nacionales como el cobre y una serie de alimentos.

“El caso de las cerezas es un ejemplo muy claro. El crecimiento de las cerezas, hoy convertidas en la principal fruta de exportación de Chile por valor exportado, se ha producido por el mercado chino, por el consumo que se produce en China”, señaló Marambio.

En tal escenario, los productores chilenos buscan adentrarse cada vez más en ese enorme país, para poder llegar con fruta fresca a más puertos y localidades del interior.

“Vamos a seguir penetrando China y ahí nos podremos encontrar con un consumidor que tenga diferentes características que, obviamente, también queremos conocer (…) Queremos que la fruta llegue lo más extendidamente posible a China”, concluyó el presidente de ASOEX.

Según datos de ASOEX, entre 2021-2022 se exportaron 356.348 toneladas de cerezas, de las cuales 313.237 fueron enviadas a China.

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Cerezas chilenas: Una temporada discutible
Los arándanos de Yunnan se encuentran actualmente en su última temporada...
Agrivoltaica para berries