Con potentes mensajes a la industria y a los productores se inaugura encuentro de Guadalajara

Hubo consenso en identificar las mayores falencias con las que se enfrenta la actividad, identificando la carencia de mano de obra como primera amenaza, se agregan los costes, perjudicados por el fortalecimiento del peso respecto al dólar debido a que la mayoría de los insumos son en moneda local. También se suma la poca disponibilidad de agua para el cultivo y sobre todo, los bajos promedios de rendimiento por hectárea, entre otros factores a superar.

Con mucho vigor y entusiasmo en el crecimiento de la industria mexicana del arándano, pero con un fuerte sentido de realidad, responsabilidad y gestión, se inauguró el XXVI Seminario Internacional de Blueberries en Guadalajara.

Mesa experta

Después de las palabras inaugurales de las autoridades y la bienvenida de los organizadores, se realizó la interesante Mesa Redonda: “Líderes mexicanos analizan el presente y futuro de la industria del arándano”, en la que participaron el presidente de Aneberries, José Luis Bustamante, el presidente del Consejo de Berries Paradise, Francisco Javier Ortíz, y el CEO de Hortifrut, Rigoberto Guerrero, tres líderes de la industria muy reconocidos, que demostraron su gran experiencia en la industria y el mercado del arándano, que compartieron generosamente sus conocimientos y sobre todo, hicieron ver claramente sus opiniones que cada uno se ha forjado de la industria mexicana respecto y los factores o aspectos principales que hay que enfrentar para lograr los resultados exitosos que todos esperan.

Los retos para la industria

Hubo consenso en identificar las mayores falencias con las que se enfrenta la actividad, identificando la carencia de mano de obra como primera amenaza, se agregan los costes, perjudicados por el fortalecimiento del peso respecto al dólar debido a que la mayoría de los insumos son en moneda local. También se suma la poca disponibilidad de agua para el cultivo y sobre todo, los bajos promedios de rendimiento por hectárea, entre otros factores a superar.

Un crecimiento con precauciones

Hubo consenso también en que la industria mexicana crece, de hecho, se prepara para superar las 100 mil toneladas, y que se justifica su crecimiento porque la demanda por arándanos aumenta en el mundo, pero fueron enfáticos en señalar que será inútil lograr este crecimiento si no se eleva la calidad de la fruta. No sería un crecimiento rentable.

El sabor como mayor objetivo

“Tenemos que fortalecer nuestra ventana de febrero a mayo (…) hay mucho espacio para seguir creciendo, pero hay que hacerlo con calidad, sabor y calidad” advirtió Rigoberto Guerrero, el que fue enfático en asegurar que el mayor reto para los productores mexicanos es el sabor. “El mercado va al sabor, el mercado paga diferenciado el sabor”, subrayó con énfasis el ejecutivo de Hortifrut.

Respecto al crecimiento de la industria mexicana, que se ha desplazado en los últimos años hacia regiones del norte del país, los panelistas advirtieron que son zonas, que si bien tienen la ventaja de encontrase más cercanas al mercado de EEUU, son regiones muy propensas a plagas y enfermedades, en donde, además, el excesivo calor ambiental amenaza los rendimientos del cultivo.

Crecer en el centro

Francisco Ortíz, argumentó con mucha convicción que “el crecimiento de la superficie del arándano en México debe ser en el centro del país”, explicando las diferencias comparativas beneficiosas de las regiones del centro de México, adyacentes o cercanas a la zona de Jalisco. Además de los variados argumentos de esta tesis, compartida por lo otros ponentes, se visibilizaron los grandes desafíos que hay que superar en las regiones de Sinaloa, Baja California y otras en las que se han instalado nuevos proyectos de arándanos en el norte del país.

Nueva genética y automatización del empaque

Siguiendo con el análisis concluyen que una nueva genética debiera ser parte de la solución para alcanzar estos objetivos. Pero una nueva genética que asegure un mayor rendimiento, además del mayor calibre, buen sabor y mejor calidad de la fruta que ofrece el mercado de las variedades.

“Para que sea un buen negocio tenemos que aspirar a 30 toneladas por hectárea, por lo menos 25”, asegura Rigoberto Guerrero. “Aunque 20 toneladas es un buen número…”, agrega Francisco Ortíz y sostiene que “si se mecaniza el empaque hay ganancia por todos lados”, detallando las distintas labores manuales que podrían ser reemplazadas con una mecanización de la etapa de empaque, lo que sería beneficioso para los resultados de selección, manipulación y muchas otras labores que pueden ser reemplazadas por un sistema más eficiente y rápido.

“Un recambio varietal que nos asegure un rendimiento de 30 toneladas es a lo que hay que optar, pero no se puede pensar en crecimiento si no pensamos en mecanizar el empaque”, apoya el CEO de Hortifrut.

“Yo creo que el reto logístico es muy importante, porque estamos en desventaja para llegar y ser competitivos en los mercados distantes, como China”, agrega el presidente de Aneberries”.

Biloxi v/s nueva genética

Posteriormente, el empresario Juan Pablo Bentín, reforzó la necesidad del recambio genético para enfrentar los desafíos de la industria mexicana al mostrar los resultados de su proyecto que ha implementado en las dunas de la localidad de Pisco, en Perú, que contempla 400 hectáreas con variedades australianas de Mountain Blue Orchards (MBO).

En su presentación, Juan Pablo Bentín hizo una detallada tabla comparativa con la variedad Biloxi – que su empresa ha producido por años y con buenos rendimientos – y los números respecto a costos, y sobre todo a rentabilidad, son demasiado abrumadores como para no decidirse por el recambio a variedades de mejor genética de manera urgente.

El encuentro continúa en sus dos jornadas abordando los temas que más importan a los productores y la industria del arándano en México, como oferta genética, tecnología en riego, manejos hidropónicos, nutrición, protección ante plagas y enfermedades y oportunidades de mercado, entre varios otros aspectos importantes para México en su perspectiva de crecimiento.

El próximo encuentro de Blueberries Consulting se realizará el 12 y 13 de julio en Trujillo, Perú, evento que genera grán interés por ser la principal zona productora del país.

El XXVII Seminario Internacional de Blueberries Trujillo, Perú 2023, cuenta con los ¡ÚLTIMOS STAND DISPONIBLES!

Para más información comunicate al: contacto@blueberriesconsulting.com / +56 9 3469 3871

Adquiere tu entrada a precio Aquí.

Fuente
Blueberries Consulting

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

“Hace cinco años no hubiera creído que las berries fueran a ser una de m...
Exportaciones de frutas chilenas alcanzaron cifras récord en el primer t...
Nombramientos en Fall Creek®: Ricardo Polis y Julio Zavala asumen roles ...