Felipe Rosas, el adiós a un gran comunicador y pionero…

Hacemos nuestro su legado de perseverar en la tarea permanente de comunicar y difundir los múltiples aspectos del cultivo.

Existen personas que han sido gravitantes para que el cultivo de los berries, y sobre todo del arándano, se extendiera en su geografía por el mundo y esté incluido actualmente en la dieta de la mayoría de las personas en diferentes países y regiones.

Es el caso de Felipe Rosas…

Queremos destacarlo en su partida, porque el legado de Felipe pertenece a los que de manera perseverante recopilan conocimiento e información respecto de los frutos, buscando en el huerto y en la academia para ponerlo a disposición de los interesados en participar del desarrollo de esta industria, siempre colaborando a su crecimiento y al éxito de todos.

La labor de Felipe Rosas permitió que miles de productores, de distintos lugares del mundo, hayan podido vincularse de manera directa con los secretos técnicos del cultivo, con sus diversos manejos y con la tecnología disponible para aplicarlo en sus huertos.

La industria lo recuerda y da testimonio de ello…

Pilar Bañados, gerenta de programas genéticos en arándanos de Hortifrut y académica de la PUC: 

“Tuve la suerte de conocer a Felipe hace más de 20 años en variados seminarios de berries en Chile y en Argentina. Viajamos un par de veces juntos en las múltiples veces que fue a Argentina. Un apasionado por los berries y por todo lo que emprendía. Siempre en búsqueda de la última información para compartir con sus muchos seguidores. Un hombre divertido y entretenido, lleno de energía y siempre dispuesto a apoyar y compartir lo que sabía. Gracias Felipe por toda tu entrega…el mundo de los berries te extrañará”.

Manuel José Alcaíno, presidente de Decofrut

“Felipe fue un adelantado de su época que, con pocos recursos, pero con gran pasión estructuró un modelo que se ha instalado como un referente importante para la industria internacional de berries. Hoy nos entristece su partida, pero su legado prevalece y se ensancha su memoria”.

Isabel Quiroz, directora de IQonsulting: 

“De los rasgos que más me llamaron la atención de Felipe siempre fue su carácter de lucha. Por mucho tiempo luchó con el medio para sacar adelante sus proyectos y últimamente con su enfermedad, sin rendirse, y con la verdad cruda por delante dio la pelea. Admirable su empuje y buen ánimo que lo llevó a participar en seminarios con gran dificultad motora hasta el año pasado. Nos cruzamos en los temas que analizamos y tantas veces compartimos esos análisis y nos ayudamos mutuamente a precisar, también discutimos, como hacen quienes se respetan profesionalmente. Echaremos de menos sus aportes y su porte. Te hacías notar. Gracias por todo lo que entregaste a la fruticultura. Descansa en paz Felipe”.

Alfonso Velásquez, ex presidente de Sierra Exportadora:

“¡Felipe Rosas quería al Perú! Sólo una persona que quiere a un país vecino y hermano pudo haber dedicado su tiempo y dedicación permanente para la promoción de un cultivo que se ha transformado en un gran éxito de la agroexportación peruana, como el arándano. Felipe asesoró la labor de Sierra Exportadora y el programa Berries Perú. Mensualmente llegaba, se montaba en un coche y salía a recorrer los valles y rincones peruanos, profundizando en sus conocimientos y midiendo las potencialidades, no sólo para el arándano, sino que para la mora, la frambuesa y eventualmente las cerezas. Fue él quien determinó la temporada de cosecha y ventana del mercado en donde se podía situar el arándano peruano, y así se cumplió. Los mejores momentos para el arándano peruano son en las semanas que él proyectó y que hoy constituyen nuestro nicho.

Su motivación, su palabra, su pasión para motivar y su tenacidad, lograron que los grandes inversionistas creyeran en el cultivo del arándano en Perú. Le debemos mucho a Felipe Rosas y siempre estaremos agradecidos por eso.

Felipe, estás en nuestros corazones, en el de tus amigos, y en los de todo Perú”.

Hacemos nuestro su legado

Como Blueberries Consulting nos hacemos parte de todas y cada una de las palabras de los que lo recuerdan, y hacemos nuestro su legado de perseverar en la tarea permanente de comunicar y difundir los múltiples aspectos del cultivo, buscando esta información en todos los niveles en donde se encuentre, en la perspectiva de desarrollar y hacer crecer la industria y sobre todo apoyar a los productores.

Se ha ido un pionero y un gran comunicador, los berries están de luto.