Francisco Soler M, del Club MBO de Snack Berries: “Tenemos fruta con excelente materia seca y con mejores grados brix que las mismas líneas producidas en otros orígenes”

“Lo primero es asegurar la condición de la fruta para lograr el viaje, y lo segundo es producir lo que están pidiendo los mercados asiáticos: una fruta dulce, crocante y tamaño Jumbo. Eso es más o menos un resumen de lo que estamos haciendo como Snack Berries”

Francisco Soler M

En la localidad de Teno, en la región del Maule, en el sur de Chile, la empresa Snack Berries lleva adelante el desarrollo de cultivos con la excelente genética del programa australiano Mountain Blue Orchard (MBO), que incluye variedades tempranas, medias y tardías, productoras de arándanos de gran tamaño (Jumbo+), de cualidades premium, de larga vida útil, mayor dulzor, gran firmeza y buena textura.

Francisco Soler M, gerente general de Snack Berries, asegura, en términos comparativos, que tienen mejores frutas, con mejor materia seca y con mejores grados de brix que las mismas líneas producidas en otros orígenes.

“Bajo el efecto mediterráneo que tenemos en la zona del Maule nos hemos dado cuenta de que tenemos mejor calidad de fruta, si bien tenemos un crecimiento un poco menos explosivo,  hemos logrado tener entre 5.000 y 7.000 kilos en los 12 meses de plantado, que para nosotros es fantástico. Al segundo año estamos parados en las 15 – 16 toneladas por hectárea, para lograr en una tercera temporada pararnos en alrededor de 26 toneladas, con 6.000 plantas por hectárea. Ese es nuestro proyecto”, relata.

“Nuestros arándanos se comercializan en Japón, Corea, Tailandia y Taiwán, destinos que en la temporada pasada enviamos alrededor de 26.000 kg. y este año ya hemos enviado más de 60 toneladas, con intenciones de llegar a las 70 u 80 toneladas, porque además de la calidad, nuestro calibre oscila entre los 18, 20, 22mm, y eso a los mercados asiáticos les gusta, lo quieren”, asegura.

Un Club Premium

En los cuarteles de la localidad de Teno se trabaja con las variedades Eureka, First Blush, Twilight, Eureka Sunrise, Dazzle, Echo, Splash, Eureka Sunset, Masena y Opi, esperando la variedad Eureka Gold, considerada por todos “la más premium de todas”.

Al tratarse de una genética exclusiva, Lola Soler, Directora Ejecutiva de Snack Berries, nos explica el modelo de negocios:

“El modelo de negocios de estas variedades es un club, nosotros tenemos la licencia, podemos plantar,  comercializar y sublicenciar, y la venta y/o exportación está puesta solamente en una mano, que es Snack Berries. Nosotros tenemos la licencia para comercializar estas variedades en los distintos destinos. Hay algunos países en que ya está establecido por la licencia dónde se tiene que enviar la fruta (importador), y usualmente las personas que reciben en destino son los mismos que tienen la licencia en ese país para estas variedades. Entonces, lo que hace el club es fortalecer esta variedad en los distintos países, porque a todos nos interesa mantener la variedad y la exclusividad de premuim, no es algo que se deje al azar en donde cualquiera pueda exportar donde pueda, esto no es un negocio de una sola temporada o spot. Ademas la demanda por este producto siempre ha sido mucho mayor de lo que podemos abastecer”, explica.

Ingreso al Club

Francisco Soler nos aclara respecto al ingreso de nuevos productores al Club.

“Nosotros ya tenemos un grupo distribuido desde Chillán hasta Quillota, ya que es la zona central la que nos interesa. Tenemos un grupo establecido de 6 productores y la idea es concentrarnos en un grupo más controlado para poder estandarizar nuestra calidad. No quiero tener 1000 productores de 1 hectárea, prefiero tener 4 de 50. La pega es la misma, pero prefiero ir a visitar a un productor por 50 hectáreas que por 1. Entonces en definitiva tenemos que consolidar hacia ese camino, nuestra primera prioridad es hacer crecer a nuestros productores que hoy ya están con nosotros, y si me pregunta si existe la apertura de nuevos productores, sí, existe la apertura de nuevos productores, pero bajo una evaluación del equipo técnico, porque nuestra prioridad es quedarnos con los que estamos”, asegura el gerente.

Objetivos

Francisco Soler sostiene que “lo primordial, para la fruticultura en general, es tener fruta que pueda viajar. Hay que entender nuestra posición geográfica. El 80% de los mercados están en el hemisferio norte y, además, el mercado asiático está al otro lado del mundo. Lo primero es asegurar la condición de la fruta para lograr el viaje, y lo segundo es producir lo que están pidiendo los mercados asiáticos: una fruta dulce, crocante y grande.  Eso es más o menos un resumen de lo que estamos haciendo como Snack Berries”.

Respecto a los objetivos, Soler sostiene que la primera meta es lograr llegar a 2023 con 50 hectáreas producidas por parte de Snack Berries y otras 250 hectáreas por productores externos, o terceros. “En cuanto a volúmenes de producción, nuestra meta más cercana es estar parados en unos 8 millones de kilos, incluyendo nuestra producción y la de los terceros productores”, finaliza.

Fuente
Martín Carrillo O. – Blueberries Consulting

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Calidad en arándanos: bases fisiológicas y tecnológicas para el manejo d...
Juan Pablo Zoffoli, Bruno Defilippi, Jessica Rodríguez y Víctor Hugo Esc...
Investigadora Lisa DeVetter estará presente en la cita del arándano y la...