Juan Hirzel: “La calidad de llegada de la fruta chilena a los mercados, fue inferior a las temporadas anteriores”

El expositor del próximo Seminario Internacional de Blueberries Chile comenta la presente temporada y los desafíos futuros para la industria del arándano chileno.

Con una extensa carrera como investigador del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), el Ingeniero Agrónomo con Máster y Doctor en Ciencias, tiene una mirada pragmática sobre la producción de arándanos chilenos, siempre pujante a la continua mejora de la industria.

La temporada 2021/2022 ha sido difícil para la cadena de producción del berry en Chile. La falta de mano de obra, el aumento del tiempo de viaje hasta los mercados de destino, y la alza en el precio de insumos agrícolas ha afectado la calidad de los frutos, la competitividad del país y la utilidad de los productores.

Sin embargo, aún hay espacio para mejorar logística y técnicamente según el agrónomo. A continuación, Juan Hirzel analiza la temporada mientras identifica lo que se puede perfeccionar para que, durante la próxima temporada, se pueda mejorar el posicionamiento y la evaluación del fruto chileno en el mercado internacional.

¿Cuál es el principal desafío de la industria chilena para exportar fruta con buena calidad y calibre?

El producir una fruta que esté a la altura de la expectativa del mercado, sobre todo de los mercados que tienen mejor precio para la fruta. Esos mercados son mucho más lejanos. Entonces se debe enfrentar un viaje en el cual la fruta se expone a procesos que están asociados a la perecibilidad. Eso es muy difícil, porque hay una serie de procesos metabólicos que no pueden ser controlados en su totalidad, y en la medida que sea más largo el viaje, es más difícil que esta fruta llegue bien.

¿Qué estrategia se puede implementar para mejorar la durabilidad de la fruta en el viaje?

Primero seleccionar cuáles son las variedades o los genotipos que de forma natural presentan mejor resistencia a este viaje. Luego hay ciertos manejos agronómicos (…) En un proyecto de INIA (…) se ha constatado que reduciendo la carga de fruta por planta mejoran todos los atributos de calidad, y con ello también la vida post cosecha.

Tampoco podemos eliminar gran parte de la fruta, porque tenemos que cubrir los costos con menos fruta por cosechar. Entonces se debe estimar cuánta carga dejar por planta o por hectárea para que me sea rentable el negocio, trabajando con los antecedentes de costos y de precio de venta.

¿Cómo ha sido recibido el arándano chileno en los mercados internacionales durante la temporada 2021/2022?

Todavía no tenemos toda la información, porque recién están llegando los reportes. Sin embargo, la calidad de la fruta a la llegada fue inferior a las temporadas anteriores, dado las anomalías en el transporte. En la naviera disponían de menos naves y había mucha demanda. Por ejemplo, la exportadora tenía la fruta, llegaba al puerto y no la podía cargar inmediatamente como en temporadas anteriores, o si las comenzaba a cargar, el barco no se iba de inmediato porque tenía que llenar su capacidad. Eso incrementó el costo de transporte, disminuyendo el diferencial de precio para el productor. Por otra parte, esto va sumando días, entre la salida de la fruta del campo y la llegada a destino.

Reportes ya mencionan que la situación portuaria se puede extender durante todo el 2022. ¿Qué medidas técnicas o logísticas se pueden adoptar para aliviar el problema?
Esto sería una estrategia de planificación y posible coordinación entre empresas exportadoras y navieras. Una vez que se cuente con esa información, entonces se le puede entregar cierta pauta de planificación al productor para indicar cuándo realizar sus cosechas, tratando de coordinar de que todos los productores enviaran la fruta ojalá en el mismo periodo de tiempo, para que el llenado de los barcos sea mucho más rápido y sea menos la espera en puerto.

¿Qué problemas genera en el arándano exportado la falta de integración de la cadena productiva entre el productor y el exportador?

Si no hubiera comunicación en toda la cadena pueden ocurrir variaciones en la calidad de la fruta que podría ser prevenido con algunas labores de manejo. Al contar con información de forma transversal, el productor podría decidir niveles de carga ajustado con poda invernal, aplicaciones de fertilizantes y fitosanitarios, necesarios para lograr una mejor calidad, sobre todo en condiciones de largo viaje.

Para la fruta de Chile existe una competencia muy agresiva, sobre todo con el país vecino. No basta con ofrecer una fruta de precio competitivo, sino que sobre todo esta fruta debe ser atractiva a la vista del cliente, destacando principalmente el calibre, la firmeza y la condición fitosanitaria.

Entonces tiene que haber mucho traspaso de información desde la exportadora al productor, y el productor tiene que ser disciplinado, tiene que seguir las pautas que le entrega la exportadora para que su fruta cumpla con los requerimientos del mercado de destino.

¿Es posible competir con el mercado de arándanos peruano?

Nosotros no podemos producir todo el año, sino que nuestro clima genera un periodo de receso de la planta, cosechando desde fines de primavera hasta más o menos mediados de verano. Entonces, cuando aparece la primera fruta chilena, todavía se está obteniendo fruta en Perú y comienza la competencia. Si queremos competir contra esa fruta, que además son variedades que podrían tener mejor calibre y por lo tanto ser más atractivas visualmente al consumidor final, nosotros tenemos que prepararnos.

Para Perú puede resultar poco atractivo producir fruta en enero y febrero, e incluso fines de diciembre, dado que la competencia con fruta chilena afecta el precio de mercado.

En Perú, la fruta tiene una calidad bien recibida y cosechan grandes cantidades. ¿Cuál es la diferencia de condiciones con Chile?
El tema de la calidad es un concepto que tiene varias aristas. Cuando se define los atributos de calidad en una fruta, se está hablando de calibre, firmeza, sanidad y también sabor. El sabor del arándano producido en Perú es diferente y no comparable al sabor de la fruta chilena. Para las condiciones de Perú las temperaturas nocturnas afectan el consumo de carbohidratos producidos durante el día, reduciendo la acumulación de carbohidratos y producción de ácidos orgánicos en la fruta, lo cual afecta su sabor. Si haces una cata a ciegas, y te preguntas cuál de las dos prefieres, siempre vas a preferir la fruta chilena.

Juan Hirzel participará en el XVIII Seminario Internacional de Blueberries Chile 2022, el próximo 7 de abril en el Centro de Conferencias Monticello. Le preguntamos al agrónomo sobre su charla titulada “Atributos de calidad en arándanos y su relación con el uso de complementos nutricionales”

¿Cuáles complementos nutricionales se han investigado más y cuáles muestran ser más efectivos?
La mayor investigación se ha focalizado en el manejo del nitrógeno, potasio y calcio. El que ha presentado mayor efecto es el nitrógeno, pero de forma negativa, las altas dosis que se siguen aplicando en Chile afectan negativamente la calidad de la fruta. El calcio afecta positivamente, pero depende mucho de la concentración natural de calcio que exista en el suelo; y el potasio afecta muy moderadamente. En muchos casos, para suelos que presentan una adecuada concentración de potasio, no hay respuesta a su aplicación en términos de producción y calidad.

Mencionaste específicamente el tema del nitrógeno como si fuera un problema común en Chile…
Es así porque a través de los últimos 20 o 30 años, había una tendencia a aplicar excesos de dosis de nitrógeno, considerando que la planta en general solamente consume la mitad del nitrógeno que es aplicado. Con ese inadecuado concepto, en la práctica se realizan aplicaciones excesivas de nitrógeno.

¿Qué problemas genera el exceso de nitrógeno?

Por una parte afecta la estructura del tejido y la firmeza del fruto, como también la tasa de respiración durante el tiempo de viaje (mayor concentración de nitrógeno implica mayor actividad de etileno y de actividad enzimática que reduzca la calidad estructural). Por otra parte, una alta concentración de nitrógeno puede estimular mayor actividad de patógenos durante la postcosecha.

¿Por qué es importante la nutrición precosecha para el comportamiento postcosecha del arándano?

Si nosotros realizamos una adecuada nutrición; adecuada no es aplicar altas dosis de nutrientes o programas de alto costo de fertilización, sino que aplicar lo adecuado para cada condición productiva, incluso a veces es dejar de aplicar algún nutriente como nitrógeno en suelos muy fértiles o variedades vigorosas, o utilizar productos de complemento que contribuyan a que la planta funcione mejor. Si nosotros logramos hacer eso, estaríamos aumentando la capacidad de captura de carbono del ambiente y, por lo tanto, la planta crearía mucha más energía para alimentar frutos y mejorar estructuras de los mismos, siendo además una fuente de energía en su periodo postcosecha. En Chile, se conoce parcialmente esto, se sabe de qué es importante, pero falta objetivizar la información con manejos agronómicos.

Puedes aprender más de Juan Hirzel asistiendo al próximo Seminario Internacional de Blueberries Chile 2022. Este 7 de abril, en el Centro de Conferencias del Monticello, destacados expositores hablarán sobre temas estratégicamente seleccionados para mejorar la competitividad de la industria chilena del arándano.

Fuente
Catalina Pérez R.- Blueberries Consulting

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Freshfel Europe defiende la competitividad del sector de productos fresc...

El proyecto de robótica apunta a un ‘cambio radical’ en la p...

La crisis de la agroalimentación se agrava tras siete meses de guerra en...