La hidroponía sería capaz de potenciar el cultivo de arándanos, según estudios

La hidroponía es un método de cultivo que tiene años bajo investigación científica. Algunas fuentes afirman que se trata de la mejor herramienta para la cosecha de alimentos, mientras que otras opiniones especializadas resaltan sus facultades sin dar por sentado que sea esta la vía por la que deba ser encaminada la industria agronómica del presente.

En este sentido, un estudio reciente, realizado por casas comerciales que proveen sustratos sugiere que desde la hidroponía la producción de arándanos se podría ver beneficiada hasta un 50 %. Es decir, que el rendimiento de las cosechas sería el doble en comparación con las plantaciones hechas en suelo, de acuerdo a la pesquisa difundida por medios españoles.

El análisis, realizado durante tres años en varias plantaciones de berries azules en zonas que no fueron precisadas, demostró que con este sistema la “súper fruta”, como se le conoce, obtiene un mayor rendimiento a razón de kilos por hectárea. La muestra arrojó que en el primer año se pudo aumentar hasta 15.000 Kg/ha, en comparación a los 10.000 Kg/ha que se generaron en una cosecha en suelo durante los mismos 12 meses.

En esta misma línea, el estudio reveló que, durante el segundo y tercer año del cultivo, los rendimientos siguieron creciendo, llegando a generar hasta 20.000 Kg/ha más, números que contrastan con los 18.000 Kg/ha logrados en suelos durante ese mismo rango de tiempo.

Parte del documento es citado, y expresa que “el crecimiento de la producción, durante el primer año, permite al agricultor sacarle provecho a la fruta porque se generaría una mayor cantidad de cosecha, y con esta puede entrar en el mercado. A esto se le suma el adelanto en la fecha de entrada, lo cual se traduciría en una mayor rentabilidad de su explotación”, reza el texto.

Por otro lado, los investigadores afirman que la frecuencia de riego es uno de los factores que hacen de la hidroponía una técnica “exitosa”. “Desde luego que la regularidad del riego dependerá de las condiciones y el sistema que se utilice, así como del clima, el tipo de agua empleada y la conductividad existente”, resalta otra parte de la investigación.

Los especialistas que formaron parte de la inspección y del sondeo también hacen mención sobre el pH del sustrato, la fertilización y el uso de discos antihierbas, que consideran muy importantes en áreas donde se observa gran cantidad de precipitaciones.

La hidroponía es un tema que sigue generando estudios y resultados de interés para la industria agrícola, en especial para la producción de arándanos. Es por ello que se hace necesario revisar todas las novedades que se van presentando en esta materia. Por tal motivo, la doctora María del Carmen Salas utilizó la plataforma de la XIII edición de seminarios internacionales que organiza Blueberries Consulting como vitrina para exponer sobre esta materia.

Fue este 30 de octubre, en las instalaciones del Hotel Meliá Avenida América de la ciudad de Madrid, España, donde la especialista española expuso sobre la situación actual de la producción hidropónica en arándanos y cuáles son los desafíos que enfrenta de la industria.

Asimismo, la ingeniera agrónoma discutió sobre los aspectos claves del manejo de esta técnica, al tiempo que abordó los criterios a considerar, el seguimiento y posterior control de los berries que crecen a partir de la hidroponía para responder a las inquietudes que se generen entre los asistentes al evento.

Hidroponía vs cultivo en suelos

Algunos científicos han hecho señalamientos a favor de los cultivos hidropónicos a lo largo de los años. Plantean en que este método de la industria agrícola presenta mayores ventajas en comparación a la cosecha en suelos.

Una de las primeras bondades de la hidroponía tiene que ver, según los expertos, con que permite aumentar la cantidad de cosecha, lo cual le permite al productor comercializar grandes cantidades de la fruta en su primer año de cultivo.

Los expertos recomiendan la implementación de técnicas hidropónicas en zonas en las que los suelos puedan ser o muy pesados o que posean cierto déficit en los sustratos, porque esta técnica le brindan una capacidad de aireación que favorece el crecimiento correcto de las raíces de las plantas.

En ese sentido, ya existen contenedores hidropónicos especialmente diseñados para el cultivo de arándanos. Estos tienen como propósito mejorar el rendimiento de las bayas previniendo el exceso de humedad y facilitando un drenaje perfecto.

Desde la perspectiva latinoamericana, México uno de los países que más énfasis ha puesto en la implementación de técnicas hidropónicas para la cosecha de diversos productos, entre ellos los arándanos, fruta que le ha dado un tremendo impulso a la industria hortofrutícola nacional.

Algunos datos oficiales, provenientes de la Asociación Nacional de Exportadores de Berries (ANEBERRIES) sugieren que la nación azteca es la séptima nación del mundo con mayor superficie instalada de invernaderos, y la segunda a nivel internacional en dedicarse en utilizar la hidroponía en sus prácticas agrícolas.

Parte de la justificación en el uso de la hidroponía en México tiene que ver con que, según fuentes científicas, responde a una necesidad de sustentabilidad, es ecológico y no supone daños para la salud de quienes intervienen directamente en los cultivos.

Asimismo, se resalta el hecho de que no necesita de suelos propiamente, pero sí de clima, temperatura y humedad controladas e idóneas para que el proceso de cosecha no sea alterado y se dé de la mejor  manera posible.

Fuente
Paúl Rivas González- Blueberries Consulting.

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Chile: «Abastecer a un mercado ‘hambriento’ de cerezas y, al...
Progresa la producción de arándanos en Brasil
Envases 2.0: inventan hidrogel que retrasa la pudrición de frutas