Las infinitas cualidades benéficas de los bioestimulantes en los cultivos

Los bioestimulantes, entre otras ventajas, actúan como intermediarios metabólicos, que, aplicados al suelo, o directamente a la planta, la vigorizan y mejoran el rendimiento y calidad de los frutos, produciendo una mejor cosecha y una mayor productividad comercial.

La sociedad moderna está cruzada por una enfermedad que nos afecta a los seres vivos y que se deriva de nuestro modo de vida: el estrés. Esta realidad no se limita sólo a la salud de las personas, sino que, a todo el universo de seres vivos, y en el caso de las plantas es cada día más frecuente su impacto, debilitando sus capacidades de desarrollo o crecimiento, dejándolas expuestas a otras enfermedades, lo que termina afectando la calidad y productividad del cultivo.

Factores

Las temperaturas extremas, la sequía, la salinidad, las podas mal realizadas, las inclemencias climáticas, la calidad de los suelos o sustratos y los manejos errados, son gravitantes en la buena salud de las plantas y son los mayores causantes de estrés, por lo que es necesario estimularlas con suplementos naturales que traspasen la sola aplicación de nutrientes o fertilizantes convencionales, y que claramente ya no son suficientes.

Es necesario atender esta problemática y ponerle remedio, buscando los métodos y productos más naturales del mercado. Los que nos aporten mayores beneficios, como los bioestimulantes.

Qué es un bioestimulante

El Dr. Patrick Du Jardin, investigador y expositor permanente en los Seminarios Internacionales de Blueberries Consulting, y consultor de la Comisión Europea, sostiene que: “Un bioestimulante es cualquier sustancia o microorganismo que, al aplicarse a las plantas, es capaz de mejorar la eficacia de éstas en la absorción y asimilación de nutrientes, tolerancia al estrés biótico o abiótico, o mejorar alguna de sus características agronómicas, independientemente del contenido en nutrientes de la sustancia”.

Las ventajas

Los bioestimulantes estimulan los procesos metabólicos de los cultivos y mitigan el estrés provocado por factores abióticos, acercando la planta a condiciones ideales en las que es capaz de aumentar su producción y rendimiento.

Al obtener plantas sanas y vigorosas también obtenemos cosechas de mejor calidad, por lo que los bioestimulantes nos ayudan a conseguir frutos de mejor tamaño, con mayor cantidad de azúcares y con una maduración más homogénea.

También el uso del agua es más eficiente, porque los bioestimulantes ayudan a la planta a soportar condiciones de falta de riego. Algunos ayudan a retener la humedad en el suelo consiguiendo riegos más eficientes. Por otro lado, al mejorar la eficiencia en la absorción de nutrientes, los fertilizantes son mejor aprovechados, reduciéndose las pérdidas por lixiviación.

Inocuidad

Otra ventaja que tienen los bioestimulantes para los productores y para la sociedad es poder acceder a alimentos mucho más sanos, al conseguir cosechas con más calidad y libres de residuos. Son aliados perfectos para conseguir los resultados de inocuidad que exige la demanda mundial y son la mejor “medicina natural” para ayudar a los cultivos a enfrentar las amenazas que el cambio climático y el manejo industrial provoca en la agricultura moderna.

Además de lo descrito, los bioestimulantes actúan como intermediarios metabólicos, que, aplicados al suelo, o directamente a la planta, la vigorizan y mejoran su rendimiento y calidad de los frutos, produciendo una mejor cosecha puesto que aumenta la eficacia de su metabolismo favoreciendo los aspectos organolépticos de color, aroma, sabor, textura, bloom, gramaje, calibre, turgencia, etc.

Clasificación

A pesar de que la reglamentación mundial respecto a los biestimulantes no está concluida del todo entre los científicos, investigadores y productores agrícolas, existe un consenso para definir las categorías principales de estos productos.

Su clasificación en ácidos húmicos y fúlvicos, aminoácidos y mezclas de péptidos, bacterias beneficiosas, extractos de algas y plantas, quitosanos y otros biopolímeros, compuestos inorgánicos, hongos beneficiosos, etc y sus características en detalle, los puede ver en el artículo “Bioestimulantes en la agricultura”, o en el siguiente link:

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El Día Mundial de las Abejas se enfoca en proteger a los polinizadores

Líneas de batalla dibujadas para la confrontación de tarifas de envío

Westfalia impulsa las credenciales verdes obteniendo la acreditación Car...