Andrés Armstrong: “El foco está en la calidad y la productividad, no en los volúmenes”

“La industria del arándano está pasando por grandes cambios y hay un nuevo tablero de juego que refleja el nuevo escenario competitivo y que cada temporada se hace más presente en el mercado”

La temporada de arándanos 2020 / 2021 está en pleno desarrollo y los volúmenes de fruta a los mercados ha aumentado considerablemente, principalmente debido a la producción peruana que está en plena temporada. Chile aún no alcanza su peak, sin embargo, también muestra un leve aumento en los volúmenes de exportación.

La pandemia y sus inminentes repercusiones en los mercados, ya sea en el aspecto sanitario como en el económico, son elementos que debieran afectar a la industria, aunque la mayoría de los analistas y expertos concluyen que la industria del arándano, a nivel global, está mejor preparada para enfrentar esta u otras crisis debido a la demanda saludable de su producto y la sólida estructura de su industria.

Un nuevo escenario

Andrés Armstrong, director ejecutivo del Comité de Arándanos de Chile, opina en el International Blueberry Organization (IBO) que los efectos del Covid-19 aún son difíciles de proyectar. “Sin duda, habrá un impacto en la economía mundial y cambios en los hábitos de consumo que en algunos casos pueden convertirse en comportamientos permanentes. Habrá desafíos importantes, pero también oportunidades. La industria alimentaria y en particular de la fruta fresca, a pesar de las nuevas condiciones y restricciones, ha seguido trabajando para mantener el suministro de alimentos tanto a nivel local como para los mercados externos”, asegura.

Desde antes de la pandemia la industria del arándano venía manifestando cambios importantes. La inclusión de nuevos actores en la oferta, provenientes de los más diversos rincones del mundo, ya habían tensado a la industria global y al comportamiento comercial de los mercados. Unido a esto, también eran notorios los cambios en los estándares de aceptación por parte de los consumidores, exigiendo mayores cualidades al producto.

Calidad como distintivo

“La industria del arándano está pasando por grandes cambios y hay un nuevo tablero de juego que refleja el nuevo escenario competitivo y que cada temporada se hace más presente en el mercado” reflexiona Armstrong.

En este sentido de las exigencias, el Comité de Arándanos de Chile implementó un Sistema de Calidad, enfocado en mantener la consistencia de la calidad de los arándanos chilenos. El objetivo de esta iniciativa es normar la industria, estableciendo requisitos mínimos de calidad para los arándanos de exportación, basado principalmente en la supervisión integral de la industria, desde la correcta elección de variedad y cada uno de los manejos, hasta la poscosecha.

Este Sistema de Calidad abarca 5 pilares fundamentales, comenzando por incentivar el empleo de nuevas variedades y clasificándolas según su idoneidad; luego supervisando los manejos que afectan la firmeza e inocuidad de la fruta; fomentar una buena gestión de cosecha; asesorar un buen manejo del frío y trazabilidad en poscosecha; y finalmente asegurar la calidad del producto como elemento distintivo de la industria, entre muchos aspectos.

Una industria adaptada al cambio

La industria chilena del arándano con estas medidas se está adaptando al nuevo escenario mundial, en donde el aumento de la oferta desde distintos orígenes ya es una realidad, y adaptándose también a las nuevas condiciones del mercado, en el que la calidad, la consistencia y la productividad tienen nuevos requisitos mínimos.

“El foco está en la calidad y la productividad, no en los volúmenes. En cuanto a variedades, hay una revolución de renovaciones. Se ha renovado mucha superficie y estamos empezando a ver cada vez más variedades que son más productivas, tienen buena poscosecha y el buen sabor que caracteriza a los arándanos chilenos. La industria ya entendió que hay variedades que simplemente no tienen espacio en el escenario competitivo actual”, comenta el director ejecutivo del Comité.

En la temporada 2019-2020, Chile exportó 110 mil toneladas de arándanos frescos a todo el mundo, y en esta temporada se proyecta que suba solo un 2%, para alcanzar las 111.500 toneladas de envíos, lo que está dentro de los planes de estabilización y consolidación de la experimentada industria chilena, que claramente, según sus ejecutivos, ha optado por distinguirse en los mercados por la calidad de su fruta.

Participa del Evento Online Análisis de la Industria del Arándano conéctate desde cualquier lugar del mundo al enlace:

Fuente
Martín Carrillo O. – Blueberries Consulting

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Comienza en Argentina la 5ta temporada de Mejor con Arándanos

Científicos peruanos recuperan y estudian arándanos silvestres oriundos ...

Chile: Exportación nacional de frutas a China crece y en Biobío hay alta...