¿Cómo se ven nuestros mercados para 2021?

En este marco de la economía mundial, del comportamiento de los mercados, y de los consumidores, los expertos enfatizan que no se debe olvidar la sustentabilidad y nuestros compromisos medioambientales en ninguna de las estrategias de recuperación pospandemia.

La presentación de Isabel Quiroz, de IQonsulting, en la charla online organizada por Banco de Chile con la colaboración de Fedefruta, “Nuestra Fruta en el mundo… ¿Cómo se ven nuestros mercados para el 2021?”, aborda aspectos fundamentales para diseñar escenarios futuros respecto a la industria exportadora de fruta, sin embargo, hay otras opiniones respecto al mismo tema que seguramente abrirán un debate sobre el mejor camino para la industria.

La presentación aborda primeramente la economía que, según sus indicadores, el mundo sufrirá un decrecimiento de un -3.0% global en 2020, sin embargo, tendrá un rebote importante y en 2021 se podrá gozar de un crecimiento de un 5.8%.

En el caso de EEUU, las cifras que se proyectan son un -5.9% negativo en 2020 y un crecimiento de un 4.7% en 2021. En Europa la diferencia es más radical, debido a que en 2020 se espera que su economía caiga a un -7.5%, para recuperarse en 2021, alcanzando un crecimiento de un 4.7%. 

En la región de Latinoamérica y El Caribe, las proyecciones fluctúan entre un -5.2% en 2020 y un crecimiento de 3.4% en 2021. Chile y Perú serán los países de mejor recuperación, sus economías caerán a un -4.5% en 2020, pero lograrán crecer a un 5.3% y un 5.2% respectivamente en 2021.

Asia sólo crece

En este mapa mundial de la economía pospandemia, las regiones menos afectadas serán las de Oriente Medio y Asia Central, con un -2.8% en 2020 y un 4.0% en 2021. La región subsahariana de África tendrá un -1.6% en 2020 y un 4.1% en 2021, y la región de los países emergentes o en desarrollo de Asia llegará a un pequeño crecimiento de un 1.0% en 2020, el que aumentará en 2021 a un explosivo aumento de un 8.5% en sus economías.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) – en el que basa sus datos la presentación de IQonsulting – pronostica que para China no habrá números negativos, ya que su crecimiento caerá a un 1.2% en 2020, pero llegará a un 9.2% en 2021.

Momentos de la crisis

En otro campo, el análisis establece cuatro estados de tiempo relacionados con los mercados durante la crisis y los categoriza de acuerdo con sus comportamientos y proyecciones.

Etapa Covid /19

Lockdown, cierre de puertos, crisis sanitaria, falta de trabajadores. Se evidencia un aumento del consumo en casa y de productos menos perecibles. No hay actividad en canal Horeca. Se revaloriza lo saludable y seguro, y una alta compra online.

Etapa Recuperación de mercado con Covid 

(En China ya comenzó. En EEUU y Europa comenzará en agosto)

Se mantienen los nuevos hábitos de alimentación en pandemia. Bajan los precios en la mayoría de los alimentos, excepto en los más demandados, y se mantiene una alta compra online.

Etapa Recuperación económica 

(En China y EEUU comienza en diciembre. En Europa, en febrero 2021)  

Se evidenciará la recesión y habrá una baja en la demanda. Habrá comportamientos distintos según el mercado. Baja levemente la compra online y se recupera paulatinamente el canal Horeca.

Etapa Nueva normalidad 

(En China comenzará en abril 2021. En EEUU, en junio 2021, y en Europa en septiembre 2021) 

Se recupera la demanda y se reformulan los gustos y preferencias de los consumidores. Se reorganiza el retail y hay una mayor disposición a pagar más por alimentos premium. Vuelve la demanda por sustentabilidad.

Cambios en la forma de consumo de productos frescos en Asia

El estudio se enfoca en el consumo chino, pero es aplicable a todos los mercados. La investigación establece que el 67% de los consumidores volverán a comprar diariamente productos frescos durante la pandemia. Un 89% está más dispuesto a comprar sus necesidades online después de la pandemia, y el 80% asegura que prestará más atención a comer más saludable después de la pandemia.

Necesidad de un relato sustentable

En este marco de la economía mundial, del comportamiento de los mercados, y de los consumidores, los expertos enfatizan que no se debe olvidar la sustentabilidad y nuestros compromisos medioambientales en ninguna de las estrategias de recuperación pospandemia. Hay consenso de que la reactivación sea sustentable y responsable con el cuidado del medio ambiente.

En la presentación de Isabel Quiroz se pone el énfasis en prepararse a nivel país, cómo industria y cada uno frente a esta nueva etapa, o “Nueva Normalidad”, generando los elementos de competitividad de la nueva economía, como ofrecer un producto adaptado al consumidor con alto rendimiento, con envases apropiados a los diversos canales y “con un relato (historia/poesía) que motive”.

Este relato debe contemplar los elementos externos, como el gran desarrollo de las ERNC o la necesidad de bajar la huella de Co2, entre otras. En definitiva, situar la sustentabilidad como eje central de la política de desarrollo del agro, en la perspectiva de ser reconocido como un país sustentable, internalizando este relato en todas las áreas de la producción y en los productos, incluyendo el packaging y los canales de comercialización.

Detractores 

Esta cultura sustentable como imagen país que se pide se transmita en los productos que se exportan, tiene detractores. Hay productores que sostienen que la recuperación económica pospandemia debe abordarse utilizando los recursos disponibles, minimizando al máximo los costos en cada etapa de la producción y ralentizar el proceso de sustentabilidad, fijándolo como un objetivo de mediano plazo. Son sectores que no están convencidos que la recuperación de la economía será tan pronta, y calculan en dos o tres años una recuperación final que permita invertir y readecuar los productos acordes a un relato de cultura sustentable.