EE. UU.: La industria del arándano crece y surgen amenazas para los productores​

El consultor de la industria del arándano John Shelford, describe el crecimiento de la industria como la «ola azul» y plantea la pregunta de si los productores podrán soportar el embate o naufragarán. Su consejo es gestionar los riesgos.

Según las estadísticas de Shelford, la producción de los arándanos Highbush («cultivados») ha crecido y se ha trasladado hacia el noroeste.

En 1996, la producción total en Estados Unidos fue de 74 millones de kilos, siendo el mayor productor Grandes Lagos con 20 millones, frente a los 11 millones de kilos de Oregón y Washington.

El año pasado, la producción fue de 322 millones de kilos, con 34 en Grandes lagos y 89 en Oregón y Washington.

Si se tiene en cuenta también a la Columbia Británica y California, el cambio del este al oeste es todavía más pronunciado en ese periodo, de un 38 por ciento a un 59 por ciento de la producción total.

Las plantaciones de arándanos continúan a un paso enérgico. Entre 2007 y 2014, las plantaciones mundiales han aumentado a una tasa anual combinada del 10 por ciento.

En Norteamérica, la cifra para ese periodo fue del 8 por ciento. Para finales de 2014, la superficie de arándanos en Norteamérica alcanzó un total de 58.127 hectáreas. En todo el mundo, el total fue de 110.860 hectáreas.

Shelford no ve que la plantación se reduzca, de ahí que lance una advertencia, pues ve numerosas amenazas competitivas para los productores de arándanos.

Los arándanos silvestres se han convertido en un competidor directo para los Highbush.

Los arándanos silvestres tienen mejor sabor y aportan el doble de antioxidantes que los cultivados, según el grupo comercial Wild Blueberries of North America.

Además, Shelford asegura que el crecimiento poblacional se está aminorando en Estados Unidos, el mercado más importante de la industria.

Por ahora, la demanda de consumo ha sido buena y los precios, elevados, pero Shelford augura presiones sobre la rentabilidad para los productores estadounidenses de arándanos.

Shelford reta a los productores a fortalecer sus negocios dando varios pasos, como la contención del gasto, la seguridad alimentaria, un fuerte marketing y la puesta del acento en la calidad.

Fuente: Goodfruit.com​

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Exportaciones de frutas chilenas crecen 9% en primer semestre de 2024
INIA y U. de Chile invitan a revisar las últimas tendencias en manejo y ...
“En Perú estamos más preocupados de cuidar los cultivos que de la cantid...