Jessica Rodríguez: “Hay poca conciencia sobre lo valiosísimo que son los tiempos entre cosecha y enfriamiento”

La experta en postcosecha será parte del próximo Seminario Internacional de Blueberries Chile 2022, en donde su charla tratará el mayor desafío de la industria chilena: la conservación de la calidad y condición del arándano hasta su mercado de destino.

Con años de experiencia asesorando en arándanos, Jessica Rodríguez, ingeniera Agrónoma de la Universidad de Chile con grado Master y especialista en postcosecha frutícola, destaca por sus observaciones agudas y prácticas sobre la presente temporada de cosecha en Chile, marcada por variadas dificultades que han mermado su resultado final.

Al respecto, la ingeniera afirmó: “Los principales problemas partieron con la mano de obra. En Chile, el arándano lamentablemente compite con la cereza. Este año nos costó más juntar gente para la cosecha y las centrales de embalaje. Y luego los embates del clima que nos han ido afectando”.

Según pudo observar Rodríguez, las zonas productivas del fruto azul en Chile sufrieron de fenómenos inesperados como altas temperaturas o lluvias fuera de temporada, provocando que la calidad y condición del arándano estuviera “mucho más al límite” de ser apto para superar un nuevo desafío: los tiempos de transporte.

“Lo que pasa es que hay que saber producir un arándano duradero, y es ahí en donde hay que buscar los esfuerzos en el huerto para obtener fruta firme”, argumenta para explicar como el comercio debe enfrentar los cambios introducidos por la pandemia. Expertos preveían que la cadena logística marítima no volvería a la normalidad en 2022 incluso antes de la invasión de Rusia a Ucrania, situación que ha estresado aun más el transporte de contenedores.

Como saber cuáles y cuando

De acuerdo a lo explicado por Rodríguez, es clave para disminuir las pérdidas de arándano chileno el saber cuándo cosechar y perfeccionar la selección de arándanos para exportación: “Tú no puedes diferenciar visualmente la madurez de un arándano por color, es imposible. Y ante el criterio subjetivo de tu mano tocando un fruto para decir que está blando, es mejor tener un equipo que sea súper objetivo y que te diga que realmente está bien. Entonces ahí la tecnología te puede ayudar”.

En Chile, según relata la agrónoma, existe tecnología que se está desarrollando para uniformar los parámetros de selección de cosecha y exportación. Universidades están desarrollando prototipos, mientras que algunos actores están ocupando en arándanos equipos diseñados para otros cultivos. Sin embargo, en su opinión, aún falta mucho avance: “por el momento seguimos mucho ‘a la mano’”.

La ingeniería es clara respecto a donde debe estar esta tecnología: la plantación. “Sería ideal que llegara (la tecnología) al productor. Por lo tanto, necesitas un equipo más portátil, dado que el productor tiene que tener claridad sobre con qué frecuencia tiene que ir sacando arándanos de la planta. Sino siempre nos va a llevar una fracción que no es adecuada para estos viajes tan largos que estamos teniendo hoy en día”, opina Rodríguez. Con equipos de esas características, los tiempos serían más exactos y las muestras de arándanos, obtenidas directamente de las plantas en los campos, serían más representativas, mejorando la efectividad de las decisiones y la producción del campo.

Tiempos de logística

En Chile, los productores cosechan la fruta y la envían a exportadoras donde son procesadas, seleccionadas y empaquetadas para su envío al extranjero. Jessica Rodríguez pone especial atención en el tiempo que transcurre durante la entrega del fruto entre ambos actores de la cadena de producción del arándano.

“Se hace divulgación de la información, pero por alguna razón, el productor y exportador no se está haciendo consciente de lo importante que son ciertos manejos de tiempos. En el arándano, a diferencia de otras frutas, impacta mucho en la calidad”, explica Rodríguez.

La importancia radica en el enfriamiento del fruto que, junto a otros tratamientos, permite disminuir su respiración y ralentizar la deshidratación, pérdida de firmeza y sobremaduración del arándano.

“Que un productor coseche y no llegue en seis horas a una planta va a impactar. Y ese efecto no se ve ese día ni al otro día, sino que 30 días más tarde, por lo que el productor finalmente no termina siendo informado de la razón por la que obtuvo una menor utilidad. Ahí existe una brecha”, afirma la agrónoma.

Público durante presentación de Jessica Rodriguez en XIX Seminario Internacional de Blueberries Perú.

La importancia de reunirse

Jessica Rodríguez sorprendió a los asistentes del Seminario Internacional de Blueberries Perú 2022 con una clara, didáctica y atrapante presentación titulada Análisis y medidas correctivas de las principales problemáticas de cosecha y postcosecha en arándanos.

Para la agrónoma, que también participará en la versión del seminario en Chile el próximo 7 de abril, estás instancias son valiosas. “Hoy en día (el arándano) lo tienes produciendo en todos los lugares del mundo. Entonces un seminario que reúne profesionales de esos distintos lugares, te abre la mirada local. Ellos a veces tienen las mismas problemáticas, pero condiciones geográficas y climáticas distintas”, opina Rodríguez.

La ingeniera compartirá nuevamente su experiencia en postcosecha de arándanos chilenos en el XVIII Seminario Internacional de Blueberries Chile 2022, el próximo 7 de abril en el Centro de Conferencias Monticello, exponiendo esta vez sobre los nuevos desafíos que enfrentan los arándanos tras los cambios logísticos causados por la pandemia.

Fuente
Catalina Pérez R.- Blueberries Consulting

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Driscoll’s acepta los términos para la adquisición de Berry Gardens

Análisis del panorama mundial de la producción de arándanos

Paula del Valle analizará las variedades de Perú y su comportamiento pos...