México recibe en pleno crecimiento a la industria internacional del arándano

El cultivo del arándano en el país se ha extendido en superficie y se ha ampliado en variedades genéticas, además de avanzar en tecnología y sistemas nuevos de manejos del cultivo.

Con una industria de casi dos décadas de experiencia y con un crecimiento sostenido de más de un 20% anual de promedio, la industria mexicana del arándano está consolidada y preocupada en avanzar en elevar la calidad en todos los niveles que se vinculan al cultivo y sus variantes.

El XXII Seminario Internacional de Blueberries que se realizará el 25 y 26 de mayo en la Expo Guadalajara, será la oportunidad de abordar los grandes temas que cruzan a la industria, especialmente los desafíos que deben enfrentar los productores mexicanos y las perspectivas que se abren para continuar creciendo.

Realidad tropical

Según datos oficiales, la producción de arándanos en la temporada 2015 / 2016 pasó de 15.000 a 29.000 toneladas, en la campaña de 2017 llegó a 37.000 toneladas, y en la de 2018 alcanzó las 40.000 toneladas, luego subió a 49.000 toneladas en 2019 y más de 50.000 toneladas en 2020, manteniendo la tendencia al alza permanente.

La industria mexicana es líder en muchos aspectos del cultivo a nivel global, entre otros es pionera en producir los arándanos en un clima tropical, lo que ha sido un aporte a la investigación, la ciencia y el conocimiento respecto al cultivo, y es observado con mucho interés por productores de condiciones climáticas y edafológicas similares.

Ventajas competitivas

México destina el 95% de su producción al mercado de EEUU y Canadá, destinos a los que en las últimas temporadas ha triplicado sus volúmenes. La producción mexicana, si bien alcanza su máxima capacidad de cosechas entre febrero y abril, en la práctica la temporada se extiende de septiembre a junio, coincidiendo con la producción sudamericana en su parte temprana y media, aunque tiene la gran ventaja de la frescura del fruto, debido a la poca distancia en que se encuentra del mercado norteamericano, al que llega por medio de transporte terrestre. En la parte final su producción se topa con la campaña de los productores locales de EEUU, sobre los que tiene la ventaja del costo de la mano de obra empleada.

El cultivo del arándano en el país se ha extendido en superficie y se ha ampliado en variedades genéticas, además de avanzar en tecnología y sistemas nuevos de manejos del cultivo. Las ultimas grandes inversiones se han focalizado en el norte del país, acercándose mucho más al mercado norteamericano, y potenciando al estado de Sinaloa, que se suma a los estados de Jalisco y Michoacán como los principales productores de arándanos de la industria mexicana.

Desafíos

La tendencia de crecimiento de la industria del arándano mexicana continuará aumentando, no solo en superficie, sino también en rendimiento y productividad, aspectos en lo que está al debe, ya que otros países, como España, con la mitad de la superficie alcanzan iguales volúmenes de producción.

Otro de los desafíos para la producción mexicana del arándano es la diversificación de los mercados de destino, cuestión que Aneberries ha adoptado como objetivo estratégico. En la actualidad se sitúa Japón como su segundo destino más grande, después del mercado norteamericano, el que atiende con una combinación de transporte aéreo y marítimo. Por otro lado, desde hace años México ha tenido protocolos de exportación con China, aunque sin tratados de libre comercio y con aranceles elevados, por lo que se destina muy poco volumen a ese mercado.

El proceso de poscosecha para asegurar una buena llegada de la fruta a destinos lejanos, la infraestructura portuaria, y la poca experiencia en envíos marítimos, son desafíos importantes para superar si se pretende crecer en las exportaciones de fruta fresca a nuevos destinos.

Un encuentro provechoso

Los arándanos mexicanos están presentes en más de 20 países a nivel mundial, aunque en la mayoría de los casos son volúmenes muy menores en comparación con los envíos a los EEUU o Canadá. Por otro lado, la conexión cultural de consumo con los arándanos en México es muy menor, por lo que Aneberries está intentando promover el consumo interno, entre una población de más de 120 millones de personas.

Estos aspectos, y muchos otros que están relacionados con las diferentes áreas del cultivo, serán abordados en el programa en las dos jornadas del encuentro de Guadalajara, por lo que será muy provechoso para los productores mexicanos y para todos los actores de la industria que asistan al evento.

Fuente
Martín Carrillo O.- Blueberries Consulting

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Driscoll’s acepta los términos para la adquisición de Berry Gardens

Análisis del panorama mundial de la producción de arándanos

Paula del Valle analizará las variedades de Perú y su comportamiento pos...