Pablo Peralta Roa: “Siento orgullo que el primer cultivar de arándano generado en Argentina lleve el nombre de mi hija, Naike”

“De los 20 mil genotipos que estamos evaluando tenemos varias selecciones, y pensamos inscribir dos variedades más a fines de este año o a principios del próximo”

La Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (UBA) inscribió en el Instituto Nacional de Semillas de Argentina (INASE), su primera variedad de arándano, el que fue seleccionado de entre 20 mil genotipos evaluados en el Programa de Mejoramiento de la Cátedra de Genética de la UBA, en colaboración con la empresa tucumana EarlyCrop.

La variedad llamada Naike (flor de otoño, en mapuche) fue generada después de un largo proceso de cruces, evaluaciones y mejoramiento, en donde el objetivo principal fue obtener un cultivar apto para la realidad agroecológica argentina y sobre todo, con capacidades para enfrentar la larga etapa de poscosecha en su camino a mercados lejanos.

Cualidades de Naike

La nueva variedad concentra una alta producción en el período de contra temporada con el hemisferio norte, se destaca por la firmeza de sus frutos y ha obtenido el doble de rendimiento en la zona de Tucumán, comparado a otras zonas del país. Además, de acuerdo con pruebas realizadas por catadores en degustaciones, la variedad Naike se ha destacado por ofrecer un muy buen sabor al consumo, lo que la hace muy competitiva en mercados exigentes.

No es habitual que la UBA, siendo una entidad pública, esté relacionada con empresas privadas en la investigación de cultivos comerciales.

Al respecto, Pablo Peralta Roa, académico de la Cátedra de Genética de la FAUBA, nos explica:

“La empresa tiene la potestad de la variedad y nos estamos dotando de tecnología en la Facultad de Agronomía para poder multiplicarla a gran escala y luego entregarla para su comercialización”.

¿Están trabajando en nuevos cultivares?

  • La Cátedra de Genética está trabajando en ello. En general trabajamos con forrajes, cítricos y ornamentales, pero tenemos varias selecciones en arándanos con distintas características, algunos de mayor calibre, de mayor resistencia a heladas o mayor firmeza de fruto.

    De los 20 mil genotipos que estamos evaluando tenemos varias selecciones y pensamos inscribir dos variedades más a fines de este año, o a principios del próximo. Con cualidades de mejor rendimiento y un mayor calibre. Uno de estos cultivares se adaptará mejor a la zona productiva de Entre Ríos y el otro tiene cualidades de mayor tolerancia a las heladas, también propias de esa región.

¿Cuál es su sentimiento que esta primera variedad de arándano argentina lleve el nombre de su hija?

  • Es un tremendo orgullo para mí y surgió porque los ejecutivos de la empresa con la que trabajamos me propusieron que bautizara la variedad. Fue cuando mi esposa estaba recién embarazada de nuestra hija, pero ya le teníamos el nombre escogido hacía un largo tiempo. Es un gran orgullo, repito.

El Programa

Pablo Peralta Roa comenta que se viene trabajando en arándanos en el Programa de Mejoramiento desde 2009 y que el año pasado tomaron la decisión de inscribir esta variedad en INSE.

“En el Programa buscamos una variedad que se adaptase a nuestro clima, que tuviera buen sabor, un mayor rendimiento, porque actualmente solo llegamos a 6.5 toneladas por hectárea, lo que es muy bajo comparado con las 10 o 13 toneladas de otros países de la región, pero sobre todo nos preocupamos de obtener un cultivar que nos asegure una larga vida en poscosecha”, comenta Roa.

El Programa de Mejoramiento de la FAUBA se desarrolla tanto en la región de Tucumán como en la provincia de Buenos Aires.

El material genético del tipo Southern Highbush se selecciona en Sargento Moya, al sur de San Miguel de Tucumán, en función de los atributos o cualidades de adaptabilidad a las condiciones agroecológicas locales, y en Buenos Aires, se realiza la micropropagación y generación de nuevos materiales a partir de las semillas extraídas.