Productores de arándanos reciben indemnización por más de $20 millones por heladas

Dos productores de la comuna de Retiro, Región del Maule, recibieron una indemnización de $20.202.624 a causa de las heladas que afectaron a sus producciones de arándanos en octubre recién pasado, en una ceremonia que se realizó en la Sala Matus de la localidad de Parral.

El acto contó con la presencia del Seremi de la Región del Maule, Jorge Céspedes; el Director Ejecutivo de Agroseguros, Camilo Navarro Ceardi; el Jefe de Área del Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap) de Parral, Paolo Parodi; y Bárbara Cañas de la Subgerencia Agropecuaria de Aseguradora Magallanes.

La primera indemnización corresponde al Sr. Crisanto Retamal, pequeño productor de la zona, quien había solicitado un crédito a Indap y que al mismo tiempo contrató el seguro. Cabe destacar que gracias a los apoyos de Agroseguros e Indap, sólo pagó $165.614 de los $2,3 millones que cuesta dicho seguro, para asegurar más de $27 millones por concepto de lo plantado en sus casi 2 hectáreas. Crisanto Retamal recibe ahora como indemnización $8.308.142, por el daño que sufrió al verse afectado por una helada en octubre último.

La segunda indemnización corresponde a la Sociedad Comercial Bullileo que pagó $1.980.150, mientras Agroseguros apoyó a esta entidad con aproximadamente $2 millones, para asegurar casi $60 millones. Hoy, la sociedad representada por Cristián Astete, recibe una indemnización de $11.849.482, en función del daño que sufrió por el mismo evento climático.

Camilo Navarro de Indap destacó la importancia de estar asegurado, ya que “gracias a la contratación del seguro para cubrirse de daños propios de la actividad agrícola, como fue en este caso una helada, los agricultores son más competitivos. Al poder especializarse, tienen protegida su inversión y pueden acceder a financiamiento, y en mejores condiciones. Ahora, a pesar de las pérdidas sufridas, los agricultores pueden honrar sus compromisos y enfrentar de buena forma la próxima temporada agrícola”.

La denuncia de Crisanto Retamal se realizó el 10 de octubre de 2014, realizándose la primera inspección el 16 del mismo mes, y dejando abierto el siniestro para una segunda revisión; la que se llevó a cabo el 6 de noviembre, donde se determinó el daño a la materia asegurada.

Para Indap lo ocurrido a don Crisanto es de dulce y de agraz, ya que por causa de un fenómeno climático como la helada, el productor no pudo llevar a término su cosecha, lo cual, de no haber mediado el seguro agrícola, habría ocasionado que este productor no pudiera cumplir sus compromisos financieros con la institución y perder el capital de trabajo invertido en sus arándanos. Dada la asesoría recibida por los Ejecutivos Integrales de Indap al momento de solicitar el crédito, don Crisanto entendió que los riesgos climáticos deben transferirse a las aseguradoras, de manera que contrató el Seguro Agrícola y de esta forma quedó protegido. Finalmente, recuperó lo invertido, sin embargo, las pérdidas productivas y las consecuencias de no haber cosechado lo planificado son invaluables”, explicó Ramón Masquiarán de la División de Riesgos y Seguros de Indap.

En tanto, la denuncia de Cristián Astete, representante de la Sociedad Comercial Bullileo Limitada, se efectuó el 13 de octubre de 2015. Se realizó y coordinó la primera inspección el 16 de octubre, dejando abierto el siniestro para una segunda revisión, la cual se produjo el 5 de noviembre, determinándose el daño a la materia asegurada.

Para estos agricultores, ambos de realidades muy distintas, la pérdida este año es sin duda tremenda. Pero, a diferencia de otros productores de la zona igualmente afectados, es que ellos al estar protegidos e incluir el seguro como parte de su actividad, han podido recuperar la inversión, capital de trabajo y continuar con el negocio la siguiente temporada. Don Cristián es ejemplo de que el seguro no solo está enfocado en la pequeña agricultura, sino que también es útil para los productores más grandes, quienes lentamente están más dispuestos a protegerse ante la incierta ocurrencia de heladas a las que se ven expuestos cada año”, indicó Bárbara Cañas de Aseguradora Magallanes.

El Seremi de la Región del Maule, Jorge Céspedes, valoró el pago de ambas indemnizaciones y el trabajo público/privado, que demuestran.

La atención a las emergencias climáticas ocupa cada vez más tiempo, dinero y preocupaciones por parte de nuestros productores y de las instituciones del Estado. Es por esto que debemos avanzar en una gestión del riesgo en vez de una respuesta a las emergencias. La Presidenta nos ha encomendado ayudar a la agregación de valor en la actividad agropecuaria y, sin duda, una forma de hacerlo es disminuyendo las incertidumbres, para que así el agricultor esté más tranquilo. Es muy importante que los productores entiendan la importancia de estar asegurado y vean la contratación de la póliza como una inversión y no como un gasto. Nosotros nos vamos a concentrar en un proceso de difusión del instrumento entre los agricultores para aumentar el número de asegurados en la región”.

Agroseguros es un comité creado por el Consejo de CORFO el año 2000, con la finalidad de desarrollar y promover los Seguros para el Agro, y administrar un Subsidio del Estado para el copago de las Primas de los Seguros Agropecuarios. Los recursos para el pago de los subsidios y gastos operacionales del Comité, provienen del presupuesto del Ministerio de Agricultura y son traspasados anualmente a CORFO mediante un Convenio de Transferencia de Fondos.

 

Fuente: Diario Estrategia

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La industria peruana del arándano se recupera y cuida sus cultivos
«Si se les presta la atención suficiente, las moras sin duda tienen pote...
Agrícola Cayaltí apuesta por el arándano en Lambayeque: ¿Cuál es su estr...