Multinacional estadounidense afina detalles para adquirir exportadora chilena Giddings Fruit

La productora de berries y cerezas sería la segunda compra de Frutura en suelo nacional. En 2022, la californiana se hizo con Subsole, mayor exportadora de uvas de mesa en Chile. Fuente: Diario Financiero, 22 de junio de 2023.

Los capitales extranjeros seguirán aumentando su presencia en Chile. La estadounidense con sede en California, Frutura, estaría a punto de cerrar la compra de la productora, empacadora y exportadora chilena Giddings Fruit.

Conocedores de las tratativas señalan a Diario Financiero que si bien no se ha cerrado el acuerdo final, sí se habría firmado un primer contrato y el monto de la transacción estaría entre US$ 240 millones y US$ 260 millones.

Esta no es la primera compra de Frutura en territorio nacional. El año pasado, la misma compañía adquirió Subsole, otra de las grandes empresas frutícolas del país que, según afirma la norteamericana en su sitio institucional, es la mayor exportadora de uva de mesa en el país, además de cultivar otros productos como cítricos, kiwi, paltas, cerezas y granadas.

El grupo Giddings, por su parte, cultiva y exporta principalmente berries y cerezas y también desarrolla sus propias variedades genéticas. Cuenta con plantaciones en Chile, México y Perú y oficinas en EEUU, Inglaterra y China, desde las que abastece a sus mercados repartidos alrededor del mundo.

¿Qué es Frutura?

La estadounidense con creciente presencia en Chile se define a sí misma como “una red global de ventas y comercialización comprometida con el suministro de fruta de primera calidad a clientes internacionales, 365 días al año”.

Frutura es una filial del fondo Renewable Resources Group (RRG), que se dedica a “identificar activos infrautilizados y optimizarlos” en rubros como energías renovables, recursos hídricos y agricultura. “Desde su fundación, RRG se ha centrado en generar beneficios medioambientales y sociales, así como rendimientos financieros”, escribe el fondo en su perfil de Linkedin.

Bajo ese paraguas, en 2021, se formó Frutura. Y desde ese momento, la compañía se ha dedicado a hacer crecer su red de ventas mediante distintas adquisiciones en el continente americano.

En su primer año de operaciones, se hicieron con las estadounidenses Dayka & Hackett y TerraFresh Organics, además de la peruana Agrícola Don Ricardo. Y en 2022, ampliaron su presencia en Latinoamérica. Además de la chilena Subsole, adquirieron una productora de cítricos uruguaya que pasó a llamarse Frutura Uruguay.

Tras todas las compras, las distintas frutícolas se han mantenido dirigidas por sus equipos locales. Por ejemplo, en el caso de Subsole, la chilena siguió con Juan Colombo como CEO.

Al momento de adquirir esa compañía, David Krause, CEO de Frutura, declaró en un comunicado de prensa: “Tener una presencia fuerte en Chile es una parte integral en nuestra estrategia de crecimiento por lo cual estamos encantados de que Subsole ahora sea parte de nuestra cartera”.

Asimismo, en una entrevista con el medio especializado RedAgrícola, Krause señaló que se sentían bien invirtiendo en América Latina. “Entendemos que hay riesgo y nosotros estamos perfectamente cómodos con él”, dijo.

Giddings Fruit

La nueva adquisición que trama Frutura en suelo nacional lleva el nombre de su fundador, Julio Giddings, que comenzó con cultivos de frambuesas y arándanos en 1993.

Una década después, en 2002, la empresa abrió su filial Giddings México, hasta hoy a cargo de Patricio Cortés.

La historia posterior de la compañía fue un crecimiento constante. Según relata su página web, en 2008 se inició en el negocio genético con un programa propio y, en ese mismo rubro, adquirió la mexicana Black Venture Farms en 2011.

Al año siguiente, comenzaría con su entrada al mercado que hoy lidera la industria frutícola en Chile: las cerezas. Giddings se alió con la exportadora Cerasus Chile y, más temprano que tarde, se terminó quedando con el 100% de la propiedad de esa compañía.

Luego, la chilena continuó con su internacionalización. En 2016, inició sus operaciones en Perú y, en 2017, abrió una oficina en Londres, sellando su ingreso a Europa. Ese año, de hecho, la compañía tomó el nombre de Giddings Fruit, que mantiene hasta hoy día.

La línea de tiempo que narra la historia de la empresa en su sitio oficial, explica que en 2019 la compañía dio el puntapié inicial a un proceso de endeudamiento para acelerar aún más su crecimiento. En 2020, finalmente abriría su oficina en EEUU, en la ciudad de Monterey, en California.

El creciente interés extranjero en productoras de fruta

En los últimos años, las frutícolas chilenas han sido de alto interés para fondos extranjeros de distintas nacionalidades, que han apostado por empresas locales para sus planes de expansión globales.

Este año, por ejemplo, el fondo de pensiones canadiense PSP Investments alcanzó más del 49% de la propiedad de Hortifrut, la mayor productora de arándanos del mundo, fundada por Víctor Moller. PSP tenía solo un 4,88% de la compañía y lanzó una Oferta Pública de Adquisición de Acciones (OPA) para aumentar su presencia en la compañía.

Además de Subsole, también han existido otras adquisiciones.

Otro ejemplo es el de Unifrutti, cuya compra por parte de Urusbid –sociedad con sede en Abu Dhabi- fue aprobada por la Fiscalía Nacional Económica (FNE) en 2022.

Y a principios de 2021, el family office de Teresa Solari vendió un porcentaje mayoritario de la exportadora David del Curto a Hancock Natural Resource Group (HNRG), otra multinacional estadounidense, pero con sede en Boston.

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Exportadores frutícolas destacan importancia de la tecnología para el de...
Uzbekistán aumenta las importaciones de frambuesas para congelar desde T...
Importantes investigadores y especialistas estarán en el encuentro de fr...