Inflación hace notar su efecto golpeando la demanda e inclinando a la baja tarifas del sector portacontenedor

China marcó un alza en sus exportaciones en julio, pero proyecciones indican una baja gradual en la curva.

El superávit comercial total de China alcanzó un máximo histórico de US$101.260 millones en julio, en comparación con los US$97.940 millones de dólares estadounidenses de junio. El crecimiento de las exportaciones de China continuó su impulso ascendente para superar las expectativas en julio al crecer 18% con respecto al año anterior a US$333.000 millones, en comparación con un crecimiento del 17,9% en junio, según datos publicados por la Aduana de China. La cifra de julio superó las expectativas de un aumento del 16,2%, según Wind, un proveedor de servicios de información financiera en China.

Mientras tanto, las importaciones se mantuvieron débiles, creciendo sólo un 2,3% interanual en julio a US$231.700 millones y marcando un aumento del 1% respecto a junio, muy por debajo del aumento pronosticado del 4,5%, lo que llevó el superávit comercial total a un nivel récord, según mostraron los últimos datos oficiales.

Zhang Zhiwei, presidente y economista jefe de Pinpoint Asset Management, indicó que «el fuerte crecimiento de las exportaciones continúa ayudando a la economía de China en un año difícil, ya que la demanda interna sigue siendo lenta».

Señales preocupantes

Las exportaciones de China, impulsadas en gran medida por la sólida demanda de los EE.UU., sin duda han sido un punto brillante durante la pandemia. Sin embargo, hay señales de que la demanda de los consumidores estadounidenses no es sostenible. Además, informes de los fabricantes sugieren que la resiliencia que se observa en los datos de exportación de China puede desvanecerse.

Cabe destacar que el citado auge de las exportaciones chinas en parte se ha visto favorecida en parte por la inflación de los precios, así como por la reactivación de los fabricantes chinos que compensaron los retrasos de los bloqueos por la pandemia y los pedidos que se adelantaron a la luz de las continuas distorsiones de la cadena de suministro, pero ya no quedaría mucho más paño que cortar. Esto significaría dificultades para China y explicaría de paso por qué las tarifas de transporte marítimo de contenedores siguen cayendo.

De hecho, este descenso ya lo han percibido los fabricantes chinos de todos los sectores (desde decoración navideña, ropa y tiendas de campaña), quienes aseguran que los pedidos de clientes extranjeros se están desacelerando, y algunos pronostican una demanda plana en el mejor de los casos en comparación con el año pasado, según reporta Bloomberg News.

Tal es la amenaza que el Banco Central de China recortó inesperadamente sus tasas de interés con el fin de impulsar una economía agobiada por los bloqueos de Covid que se suman a otros desarrollos más preocupantes, entre ellos:

  • Los precios de las viviendas en China cayeron por undécimo mes en julio, marcando una creciente recesión inmobiliaria del país.
  • Si bien, la producción industrial aumentó un 3,8% respecto al año anterior, la cifra está por debajo del 3,9% de junio.
  • Las ventas minoristas también crecieron a un ritmo más lento de lo esperado.
  • La provincia de Sichuan está pidiendo a las fábricas que cierren para aliviar la escasez de energía a medida que las olas de calor aumentan la demanda de energía para refrigeración y climatización.
  • Además, el Fondo Monetario Internacional recortó a fines de julio su previsión de crecimiento para China en 2022 al 3,3 % desde el 4,4 % de abril, debido a las draconianas medidas de confinamiento del país por el COVID-19. China se ha fijado un objetivo de crecimiento de “alrededor del 5,5%” este año.

Así las cosas, “la expectativa general es que el crecimiento de las exportaciones (chinas) se desacelerará en los próximos meses y es posible que alcance un territorio negativo para fin de año”, dijo a Bloomberg, Larry Hu, jefe de economía de China en Macquarie Group. “Aún así, la disminución de la demanda para los productos fabricados en China será gradual, en lugar de un colapso”, matizó.

Todo los anterior implicaría que los puertos estadounidenses observen menos ingreso de carga minorista en el segundo semestre del año, según las perspectivas de la Federación Nacional de Retail.

Este proceso coincide además con un cambio en el gasto de los consumidores a nivel global desde los bienes (tendencia predominante durante la pandemia) hacia los servicios, a medida que aumenta la demanda de viajes en muchas partes del mundo. Ante esto, Grandes Actores del retail como Walmart y Target están recortando los precios de bienes como prendas de vestir y artículos para el hogar, incluso cuando cobran más en otras categorías en medio de la creciente inflación estadounidense.

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La crisis de la agroalimentación se agrava tras siete meses de guerra en...

Family Farms importará vía terrestre 405.000 plantas de arándanos de Chile

Las cifras del arándano en el mercado de Estados Unidos