Paula del Valle analizará las variedades de Perú y su comportamiento postcosecha durante seminario de arándanos en Trujillo

La Doctora en Ciencias Agrarias y consultora internacional será parte del próximo Seminario Internacional de Blueberries Trujillo 2022.

“Hay que hacer un doble check en cada uno de los pasos para poder lograr tener una mejor perfomance” resalta enérgicamente Paula del Valle, refiriéndose a la que en su opinión experta, es la mejor estrategia para entregar un fruto de buena calidad en el mercado de destino. 

En la ciudad de Trujillo, la consultora especializada en arándanos participará del XXIII Seminario Internacional de Blueberries Trujillo Perú 2022, dando la charla “Dificultades en aspectos de calidad y postcosecha que presentan las nuevas variedades de arándanos en diferentes zonas productoras de Perú”.

Blueberries Consulting trae a la experimentada agrónoma para ser parte de un programa diseñado para abordar temas que desafían a la industria peruana, con el objetivo de seguir impulsando su desarrollo y participación en el mercado internacional. Es por ello, que la charla de la Ingeniería Del Valle cobra gran importancia ante la constante preocupación por el recambio varietal y los actuales problemas en la cadena logística que han puesto en peligro la calidad y condición de llegada de la fruta.

Adelantando parte del contenido que podrá escuchar los asistentes del evento, Blueberries Consulting conversó en exclusiva con la relatora sobre los resultados en postcosecha según variedad, los cuidados que se le entregan y las condiciones climáticas y geográficas que enfrentan el cultivo de la planta del arándano.

¿Cómo se pueden detectar a tiempo los problemas de calidad de la fruta y qué medidas se deben tomar para prevenirlo?

Los problemas se solucionan haciendo una buena labor durante el proceso productivo; en la nutrición, en la poda, en el control de plagas y enfermedades. A partir de eso, lo que pueda ocurrir con la fruta va a depender de los procesos y las operaciones, haciendo una buena cosecha y evaluaciones en los días previos a ella. Nosotros tenemos que conocer el huerto, haciendo análisis, no solamente de calidad en cuanto a firmeza o color, sino también considerando otros factores que están tomando bastante relevancia con las nuevas variedades, como analizar pulpas. Independientemente de la tecnología que se pueda utilizar para apoyar el arribo de la fruta al mercado de destino, debemos revisar y analizar mi huerto previo a mi periodo de cosecha de manera periódica para evitar pérdidas. No puedo ir dos semanas antes y decidir que voy a cosechar en dos semanas más, porque si mi huerto viene con un problema que se está acrecentando, tiene que ser manejado de manera previa. ¿Entonces, cómo lo prevengo? Trabajando de buena manera durante la temporada, en las semanas previas de la cosecha y teniendo un buen proceso de cosecha.

¿Cuál es la relación de la variedad con el clima o la geografía?

Estamos hablando de seres vivos que responden a las condiciones del clima y la geografía a la que se enfrentan. Es tremendamente relevante esa relación que se produce y tenemos que comprenderla. Entonces cuando se hace una caracterización varietal, nosotros tenemos una idea en rasgos generales, pero tenemos que hacer plots de evaluación para esas caracterizaciones varietales, con el fin de determinar qué variedad se comporta mejor según zona. Tengo que evaluar como esa planta responde a las condiciones particulares de la zona en la que estoy produciendo; y si es en suelo o en maceta, si uso una cobertura o si trabajo de forma orgánica o convencional. Todos estos factores responden necesariamente a la geografía y el clima en el cual estoy cultivando mis plantas.

¿Qué zonas presentan mayores problemas de calidad del arándano dado la implementación de una variedad errónea para su geografía y clima?

Hay zonas bien marcadas en Perú. En la zona de Olmos, hasta el momento, podemos decir que hay una muy baja presión de plagas y enfermedades porque es una zona bastante seca; tenemos poco Botrytis pero si han ido apareciendo otras problemáticas que repercuten inevitablemente en la calidad y condición de la fruta, como por ejemplo, el Oídio. Esto repercute en una fruta que es mucho más débil, viaja mal y que al mismo tiempo presenta problemas en la condición final en el clamshell. Entonces hay que hacer una selección muy cuidadosa en la cosecha para poder lograr tener un producto de calidad y no arriesgar el llegar a destino con problemas bastante complejos, sobre todo en el retail.

En el caso de la zona más húmeda, La Libertad e Ica, aunque con características diferentes, allá hay presión de Botrytis, que se ha ido regulando, pero hay variedades que han sido más sensibles, presentando problemáticas y desempeños complejos en postcosecha y en el clamshell. Por lo tanto, hay que ir haciendo un cruce entre clima, geografía, caracterización varietal y respuesta, y en torno a eso, ir trabajando propuestas o planes para cada operación en particular.

¿Hay variedades que garantizan una buena calidad de la fruta?

Hoy día no hay nada que garantice que tu fruta va a tener una buena calidad. Si podemos decir que la genética mejoró el desempeño desde el punto de vista de la firmeza. Pero eso no nos garantiza que vamos a llegar con una buena condición. Nos hemos ido dando cuenta que tenemos que ir evaluando grados brix, tenemos que hacer escalas de pulpa por variedad, zona y operación. Entonces, la única garantía de poder tener una buena calidad y condición de la fruta en la postcosecha en destino, es teniendo un buen desempeño y desarrollo, dándoles a las plantas las mejores condiciones para que pueda preservarse de la mejor forma posible. Y eso es haciendo un buen trabajo en precosecha, un buen trabajo en el proceso de cosecha y en todo a lo que tiene relación con esta etapa productiva; el proceso de embalaje, el cómo hago la selección, como hago el trabajo en los días previos de la cosecha para poder determinar cual es la zona está en condiciones de ser cosechada. Los ciclos de reingreso son tremendamente importantes hoy día, justamente con las nuevas variedades, para poder definir y determinar que estamos en el momento óptimo y que no hay fruta pasada. Porque el arándano tiene una gran diferencia y variabilidad fisiológica, por lo que tenemos que estar permanentemente revisando nuestro reingreso y nuestros ciclos de cosecha para poder tener un mejor desempeño. En conclusión, podemos decir que tenemos muy buena genética, pero si no hay un buen trabajo y no tengo un buen desempeño durante todo el proceso, lamentablemente va a ser muy difícil llegar con una buena calidad. 

Para aprender más sobre la industria peruana del arándano escucha a Paula del Valle y otros destacados expositores en el XXIII Seminario Internacional de Blueberries Trujillo Perú durante el 6 y 7 de junio en el Hotel Costal del Sol Wyndham Trujillo Golf. 

Fuente
Catalina Pérez R.- Blueberries Consulting

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ranking de las diez principales empresas agroexportadoras peruanas

Felipe Silva es reelegido como presidente del Comité de Arándanos de Chi...

Un nuevo diseño de colmenas podría ayudar a detener la extinción de las ...