Investigan el uso de insectos para tratar residuos de industria hortofrutícola

El laboratorio lucense AMSlab, especializado en el control de calidad de diferentes sectores, y Grupo Iñesta, con sede en Alicante y que se dedica a la fabricación de abonos y fertilizantes orgánicos para el cuidado de los cultivos.

Tratamiento de insectos

Están detrás de un proyecto de investigación para la utilización de insectos en el tratamiento de los residuos procedentes de la industria hortofrutícola para su reutilización “como insumos agrícolas”.

“Bioentonomy: Nuevas estrategias de bioeconomía a través de la biotecnología de insectos” es un proyecto “de investigación agroindustrial y de desarrollo experimental basado en la obtención de nuevas soluciones para el sector agrícola”, mediante la utilización de insectos “para el aprovechamiento de residuos de la industria agroalimentaria”, explican sus promotores.

Haciendo buen uso de los residuos

El objetivo de este proceso de investigación “se centra en el aprovechamiento de residuos de la industria hortofrutícola” mediante estrategias de “biotecnología” para obtener “nuevos productos con potencial para su uso como insumos agrícolas”.

“La utilización de insectos permitirá aumentar el valor añadido de los subproductos a valorizar dando lugar a una fuente de proteínas y lípidos, principalmente, de gran interés para la industria agrícola”, explican las empresas que participan en el proyecto.

Se buscan “extractos bioactivos a base de lípidos y aminoácidos” con “potencial agronómico para ser incluidos al menos en una formulación final comercializable”.

De esta manera, los investigadores trabajan en un proceso sostenible y respetuoso con el medio ambiente para una producción alternativa a los procesos de síntesis.

“En este sentido se pretende romper con el modelo convencional de producción y avanzar hacia una agricultura más sostenible minimizando su impacto ambiental y maximizando la utilización de los recursos”, dado que “como resultado final se obtendría la mejora de ciertos productos destinados al sector agrícola a través del uso de compuestos beneficiosos, obtenidos de insectos que se alimentan de los residuos de la industria agroalimentaria”.

Este proyecto se encuentra enmarcado dentro de la convocatoria de Proyectos de I+D, subvencionado por el CDTI, apoyado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades y cofinanciado con Fondos Estructurales de la Unión Europea (FEDER) dentro del Programa Operativo de Crecimiento Inteligente 2014-2020.

Articulo anterior

Artículo siguiente

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Fedefruta anticipa una gestión a favor de la ruralidad y la descentraliz...

Incertidumbre reinante en el transporte marítimo lleva a la creación de ...

Costo de refeers podrían eliminar el margen de ganancias de las frutas f...